Borrar
Imagen histórica de Cristo de la Providencia con un sobrepaño de pureza y un velo de tinieblas. GONZÁLEZ
El Martes Santo de Andújar se vivió de forma solemne en el interior de los templos

El Martes Santo de Andújar se vivió de forma solemne en el interior de los templos

SEMANA SANTA 2024 ·

Los Vía-Crucis del Cautivo de Sierra Morena y del Cristo de la Providencia se tornaron en una plegaria íntima

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ

ANDÚJAR

Miércoles, 27 de marzo 2024, 12:25

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Martes Santo en Andújar se vivió de una forma solemne y recogida en el interior de los templos, por culpa de las inclemencias metereológicas en una jornada de viento, granizo, tormenta, lluvia, e incluso hasta con la salida del sol a primeras horas de la tarde.

Un astro rey que llegó a presidir el firmamento serrano, y que mantuvo una pugna titánica con una nubes que descargaron todo tipo de fenómenos atmosféricos en el municipio, hizo concebir esperanzas de salida por las calzadas de la Basílica de Nuestra Señora de la Cabeza a Jesús Cautivo de Sierra Morena. Incluso se produjo una intentona de traspaso por las puertas del templo , pero en esos precisos instantes irrumpió de nuevo la lluvia por la serranía convertida en una eclosión primaveral.

Dentro del templo sí que se celebró la Eucaristía y un majestuoso Vía-Crucis, bajo los sones la Asociación Musical Discípulos de San Juan de Dios de Puertollano, (Ciudad Real). Los adentros de la iglesia se mutaron en un hervidero de fervor y recogimiento, eso sí lejos del fragor y la catarsis romera. Dos formas de vivir la fe en Sierra Morena.

Día señalado

Fue el del Martes Santo de ayer, un día que dejará sus recuerdos. En un principio, se coló en esta jornada el traslado de la imagen del Santísimo Cristo de la Expiración a su paso procesional en San Bartolomé. No se pudo realizar por las calles aledaña. Ya el traslado se produjo bien entrada la noche dentro de la iglesia.

Y la iglesia de Santa María la Mayor se conmovió con el Vía Crucis de Nuestro Señora de la Providencia, (que al final presidió el altar al no salir a la calle). Este año iba pasar por Tribuna Oficial. Su imagen se vistió con un sobrepaño de pureza y un velo de tinieblas en la Cruz, que evocó su pasado. Los lamentos se convirtieron en plegarias íntimas. Fue otra forma de vivir el Martes Santo por parte de los cofrades de la Esperanza.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios