Formación del Iliturgi, con su segunda indumentaria, el pasado domingo en Baeza. / JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ

El Iliturgi se afianza en el liderato de la Primera Andaluza tras doblegar a domicilio al Baeza

Los de Andújar se agarraron al trabajo y la experiencia para superar a un rival directo y ensanchar la ventaja en la clasificación

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ DEPORTES

El Iliturgi 2016 dio un golpe de autoridad tras su exitoso triunfo obtenido el pasado domingo en Baeza y se afianza en el liderato de la Primera Andaluza Provincial, con una diferencia considerable de siete puntos sobre sus perseguidores.

Uno de ellos era el conjunto baezano que dirige técnicamente Rafael Perales, que llegaba como segundo clasificado, por lo que el choque se disputó en el Estadio Municipal de la ciudad monumental era apasionante. El conjunto iliturgitano apeló a la casta, oficio y experiencia para doblegar a su rival y se vistió del traje de espartano, ayudado por la clarividencia y el pundonor de sus futbolistas. Aparcó la vistosidad y se impregnó de coraje y furia, para abatir al conjunto baezano, que intentó salvar al menos un punto, con el empuje de sus incondicionales. El partido tuvo voltaje pasión y su bronca, porque medían sus fuerzas rivales que han mantenido una lucha titánica en los últimos años.

Los locales asediaron en los primeros compases del choque el área iliturgitana y gozaron de las más claras ocasiones de gol. Pero con el transcurso de los minutos, el equipo azulgrana (de blanco el pasado domingo), frenó las acometidas del rival y empezó a adueñarse del balón. Dos claros disparos de Francis, atajados a bocajarro por el meta baezano Pedro Barrio, preludiaron el primer tanto de los de Andújar. El incisivo Francis centró desde la izquierda y el esférico encontró la testa del todocampista Soto, que cruzó el balón al segundo palo, al filo de la media hora de partido. Con la ventaja mínima para el Iliturgi se llegó al descanso.

Otro nuevo toque de arrebato del Baeza tras la reanudación, fue repelido en primera instancia por el meta visitante Álvaro y rematado por el segundo tanto del capitán Javi Espallargas a la salida de un córner. El encuentro entró en su fase más abrasiva, porque el Baeza libró una lucha sin cuartel para reducir distancias, mientras que el Iliturgi pretendió sentenciar a la contra y frenar las acometidas de los locales, a base de contundencia y de dejar pasar el reloj. El Baeza acortó distancias en las postrimerías del partido, pero el Iliturgi se acorazó y defendió la victoria vital con uñas y dientes.

El conjunto azulgrana ofreció su registro más contundente y eficaz que le valió en Baeza para tumbar a un rival directo. Una victoria importante labrada a base de esfuerzo coral que le sirvió para asestar un golpe de autoridad.