El trío arbitral y los jugadores de ambos equipos saltan al campo. / J. C. GONZÁLEZ

Los locales se quejaron amargamente de las decisiones arbitrales

La derrota que endosa el Carolinense al Iliturgi en Andújar aprieta la lucha por el ascenso a División Andaluza

La derrota del Begíjar en Alcalá la Real deja un pequeño colchón al líder, Iliturgi, pero varios equipos se asoman a la pugna

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

La derrota que sufrió este domingo el Iliturgi en casa ante un combativo Carolinense, 2-3, aprieta la lucha por el ascenso de Primera Andaluza Provincial a la División de Honor Andaluza, aunque la derrota del Begíjar en Alcalá la Real le deja un pequeño colchón a los andujareños, que siguen comandando la clasificación aventajando en cuatro puntos al Begíjar, pero Baeza, Navas e, incluso el propio Carolinense, se suman a la fiesta, cuando no ha hecho nada más que comenzar la segunda vuelta.

Medían sus fuerzas el pasado domingo en el Nuevo Estadio dos clásicos del fútbol provincial, en otro tiempo 'gallitos' de lo que era la Tercera División, y que buscan ganarse de nuevo su renombre el balompié provincial, tras pasar por diversos vaivenes y zozobra. Los carolinenses rompieron la imbatibilidad en casa de los iliturgitanos, porque su estilete Óscar Jurado fue el encargado de ajusticiar a los andujareños con su triplete.

El choque fue vibrante, emocionante y no estuvo exento de polémica, porque los azulgranas se quejaron de lo que consideraron una justa expulsión de Cayuela en las postrimerías del primer choque y que determinó el devenir del choque en la segunda mitad. Eso sí, el primer acto estuvo carente de ritmo e intensidad, donde los iliturgitanos no encontraron las vías para doblegar a un combativo y amurallado equipo visitante, que a la contra encontró su premio en forma de gol en la prolongación de la primera parte, gracias al acierto de un inspirado Óscar Jurado en su mano a mano con el meta local David. Los ánimos se caldearon, porque justo antes llegó la rigurosa expulsión de Cayuela.

Tras la reanudación, el propio Óscar Jurado agrandó las diferencias en el marcador tras transformar una pena máxima, cuando el Iliturgi se lanzó a tumba abierta en busca del empate y en inferioridad. Cuando todo parecía perdido, Neki acortó distancias en un ataque de rabia y coraje de los andujareños, pero de nuevo, a 10 minutos del final, el trigoleador Jurado infligió otro mazazo a los andujareños, estableciendo el 1-3 que parecía definitivo. Pero cuando la afición local empezaba a abandonar el estadio, se abrió un hilo de esperanza, cuandoen el minuto 86, el capitán Esparllagas, en colaboración con un jugador visitante estableció el 2-3, devolviendo la emoción. Además, las fuerzas se igualaron en el campo, porque el Carolinense se quedó con 10, pero al final aguantó el tipo y evitó la heroica de los iliturgitanos.