Mileta trata de taponar el lanzamiento de Fernando. / J. C. GONZÁLEZ

El CB Andújar Jaén Paraíso Interior cimenta el triunfo ante el Melilla en intensidad y el acierto de Skaistlauks

Segundo triunfo de la temporada de los pupilos de Nacho Criado que miran el futuro con buenas sensaciones

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

El CB Andújar Jaén Paraíso Interior refrendó este sábado con su victoria ante el Melilla Sport Capital Enrique Soler (78-69) que va engrasando su maquinaria, y que su triunfo en el derbi supuso un punto de inflexión a su infausto inicio de temporada que parecían condenarle al abismo.

Los pupilos de Nacho Criado cimentaron su segundo éxito de la victoria en la mayor intensidad defensiva, en el frenético ritmo que impuso mediado en el segundo cuarto y en el aplomo que mantuvo en los instantes finales, cuando los melillenses trataron de comprometer la victoria que casi la tenían atada cuando inicio el último cuarto con una jugosa ventaja de 14 puntos.

El alero Skaistlauks, con su acierto demoledor en el tiro exterior y la compenetración de los foráneos Staichovskij, Robak y Mileta, que han formado una piña y se ha integrado en vida de la ciudad, sirvieron de acicate para superar al contrincante que trató de intimidar con el poderío y la calidad Fernando, Stumer y González, pero que al final se vieron empequeñecidos por la guerra y ese espíritu combativo y guerrero de los andujareños. En los momentos decisivos emergieron los canteranos Jaime Pérez, y Fran López (este último en plan estelar con un triple, una asistencia y un robo) para coronar un triunfo que le enseña el buen camino para la segunda vuelta.