Ganado pasto en la zona de La Isla. / J. C. G.

Las últimas lluvias alivian en algo la situación del campo

El delegado local de Asaja asegura que el ganado es el gran beneficiado, pero no augura buenas expectativas al olivar, y menos al algodón

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ COMARCA

Las precipitaciones del pasado mes de marzo, han aliviado algo la situación tan dramática que se cernía sobre los campos y los cultivos de la zona. Unos 90 litros de lluvia cayeron el mes pasado, más de la mitad de lo registrado en el año hidrológico que ya suma 240 litros, aún considerados de insuficientes por los expertos, de ahí que los meses que quedan de primavera sean cruciales para reconducir la situación.

El pantano del Rumblar, el que abastece a los pueblos de la comarca, apenas ha subido un punto y su capacidad roza por tanto el 20%. «Para la hierba ha venido muy bien este agua para el ganado que se podrá sustentar de la alimentación vegetal», indica el delegado de la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja), Miguel Girón, quien considera que para arreglar el tema de la sequía, «tiene que caer muchísima más agua».

Olivar

Girón ha afirmado que las últimas lluvias han venido muy bien para el olivar, pero ha atajado, «no está arrancando con fuerza, por lo que no tiene una buena muestra y no va a cuajar como tiene que hacerlo y en verano no se podrá optar a muchos riegos por la escasez de almacenamiento del agua, salvo cuando se vayan a decretar riegos de emergencia», ha avisado este dirigente agrario de la zona, que a su vez es agricultor y ganadero. Miguel Girón ha vislumbrado una panorama más preocupante para el algodón, muy arraigado en Andújar y los pueblos de la comarca. «En la zona del Rumblar tenemos una dotación de cuatro horas de riego por hectárea que no hace viable un cultivo de verano como es el algodón, que necesita de muchos riegos», ha constatado el delegado local de Asaja.

Los agricultores están optando por cultivos que necesitan menos agua, como el girasol, «pero tenemos un problema, porque los grandes productores están en guerra y no se puede importar», ha lamentado. El responsable de Asaja ha criticado que la reforma de la PAC se haya hecho a espaldas de las organizaciones agrarias, «por lo que no se tiene en cuenta la opinión del sector».