El presidente de la Diputación asiste a la V Recreación Histórica de la Batalla de Lopera

El municipio rememora durante este fin de semana uno de los acontecimientos más importantes en el llamado Frente de Andalucía durante la Guerra Civil

ANDUJAR IDEAL ANDUJAR

El presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, acompañado por el diputado de Promoción y Turismo, Francisco Javier Lozano, ha asistido junto a la alcaldesa de Lopera, Isabel Uceda, a la celebración de la V Recreación Histórica de la Batalla acaecida en esta localidad durante la Guerra Civil española. Durante este fin de semana, el municipio loperano rememora uno de los acontecimientos más importantes en el llamado Frente de Andalucía, mediante un programa de actos que aúna historia, cultura y turismo, con visitas guiadas a la zona de acampada de los dos ejércitos, el hospital de campaña o el puesto de mando.

Durante esta jornada de sábado tiene lugar el acto central de la recreación de la batalla en las trincheras, además del desfile militar y el combate urbano, mientras que para mañana se ha programado una visita guiada a Nidos de Ametralladora Nacionales, a las trincheras republicanas y a búnkeres de la antigua Nacional IV. El presidente de la Diputación ha puesto el acento en la importancia de aprovechar este tipo de recreaciones bélicas para lanzar un mensaje de paz. «Una sociedad necesita tener memoria para evitar repetir errores del pasado», ha señalado Francisco Reyes. El presidente de la Administración provincial ha recordado que la provincia de Jaén ha sido escenario de batallas que han marcado la historia, como la de las Navas de Tolosa o la de Bailén. Acontecimientos que hoy forman parte de un producto turístico como la Ruta de los Castillos y las Batallas.

En el caso de la Batalla de Lopera, hay que remontarse al inicio de la Guerra Civil. La provincia de Jaén, por su situación estratégica, quedó en primera línea de frente durante toda la guerra. A finales del 1936, el Frente Andaluz tenía carácter secundario. Entonces, Queipo de Llano, al frente de las tropas sublevadas, estableció un plan para avanzar por las provincias de Jaén y Córdoba, en la conocida como «Campaña de la Aceituna» para apropiarse de los pueblos productores de aceite, tomar el salto de agua del Carpio para el suministro eléctrico y establecer un corredor de seguridad para rescatar a los atrincherados que resistían en el Santuario de la Virgen de la Cabeza y tomar y controlar la carretera y el ferrocarril que comunicaba Madrid.

En aquella contienda en Lopera murieron varios centenares de miembros de la XIV Brigada Internacional, entre los que se encontraban los poetas ingleses Ralph Fox y John Cornford. Las tropas nacionales y diferentes tercios de requetés tuvieron más de doscientas bajas.