Una pareja dona un coche eléctrico al hospital Alto Guadalquivir para reducir el estrés de los niños

La pareja y los facultativos contemplan el vehículo. /IDEAL
La pareja y los facultativos contemplan el vehículo. / IDEAL

Mariano Jiménez y Marta González quieren corresponder con este gesto por el buen trato recibido durante su etapas de pacientes

ANDUJAR IDEALANDUJAR

Los hospitales comarcales de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, ubicados en Andújar (el Alto Guadalquivir-y Montilla), han recibido una donación de dos coches eléctricos para los niños y niñas ingresados.

Esta iniciativa, dirigida a reducir su estrés durante el período en el que están hospitalizados, ha sido posible gracias a una pareja cordobesa, Mariano Jiménez y Marta González que, de forma altruista, están colaborando con distintos hospitales andaluces para hacer más agradable la estancia de los niñosmientras que se encuentran en ellos. Marta González apunta que por motivos de salud ha tenido que pasar bastante tiempo en un hospital, «y sabemos lo duro que puede llegar a ser y nos hemos sentido muy bien tratados y queríamos de alguna manera corresponder por esa atención recibida» recalca.

González añade que vieron un proyecto similar en otros hospitales de España, «quisimos colaborar con los centros hospitalarios que más cerca teníamos». Uno de ellos, por ejemplo, ha sido el Hospital Universitario Reina Sofía de la vecina ciudad de Córdoba. El gerente de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, Pedro Castro, por su parte, ha agradecido esta aportación solidaria, indicando que «se traduce en bienestar y tranquilidad para familias y los pacientes más pequeños al hacer menos traumático el paso de los niños por los procesos asistenciales», explica.

Sendos vehículos eléctricos tienen música, luces y control remoto, y estarán ubicados próximamente en las áreas de Hospitalización para que los niños ingresados puedan hacer uso de ellos en los pasillos de dichos centros de una forma lúdica y amena.

Durante su uso el menor deberá ir siempre acompañado por una persona adulta, normalizando enmayor medida la estancia hospitalaria y reduciendo el trauma que ello pueda suponer.