Los agricultores avisan de que el riego puede dejar de funcionar por su deterioro

Las instalaciones de la Comunidad de Regantes de Rumblar «son obsoletas»

Zona cultivable detrás de los terrenos de la Plaza de Toros. /J. C. GONZÁLEZ
Zona cultivable detrás de los terrenos de la Plaza de Toros. / J. C. GONZÁLEZ

Sus responsables avisan de que las obras de modernización se tenían que haber hecho y dicen que han cumplido con todos los requisitos

JOSE CARLOS GONZÁLEZ ANDUJAR CORRESPONSAL

La Comunidad de Regantes del Rumblar (que abarca a varios núcleos de Andújar y su comarca) lamenta que aún no se haya incluido en un plan especial de mejora, como se ha hecho en otros puntos de la provincia, «y eso que nuestra comunidad sigue como en la década de 1950», clama su jefe de Explotación, Rafael Delgado. Este responsable apunta que llevan solicitadas varias ayudas y han mantenido multitud de reuniones con todas las administraciones.

Esta comunidad está conformado por 1.300 regantes y abarca unas 5.600 hectáreas de terreno cultivable que incluye el olivar, las hortalizas, algodón, maíz, «había fondos europeas disponibles que solicitamos por la antigüedad y el número de agricultores y por estar en una zona como la de Andújar con una alta tasa de paro», justifica a IDEAL Delgado, quien concreta que los agricultores integrados en esta comunidad manejan una cantidad de cuatro millones.

De Interés General

La obra se llegó a declarar en su día por el Consejo de Ministros de 'Interés General' en el año 2004 «tenemos todos los requisitos que se nos pide y más porque hemos visto comunidades que se han modernizado sin tener los requisitos que tenemos nosotros», especifica Delgado. Los responsables acaban de mantener una reunión con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir «todo el mundo nos dice lo mismo que van a estudiar este proyecto», reseña este responsable de la Comunidad de Regantes.

Las administraciones y los distintos responsables políticos han venido discrepando en las cantidades que han tenido que destinar las administraciones, lo que ha podido lastrar el inicio de las obras, según el testimonio de varios agricultores. La actual situación política del país tampoco ayuda a emprender la modernización. Rafael Delgado precisa que las obras de modernización se suelen realizar con una periodicidad de 50 años «y nosotros vamos por los 70 y 80». De momento, las reservas hídricas del pantano del Rumblar son buenas «nosotros tenemos la peculiaridad de que somos independientes, porque no pertenecemos a Regulación General», explicita. También explica que las instalaciones de riego se hallan en una situación de colapso «o sea que pueden dejar de funcionar en breve o dentro de dos o tres años y se deterioran mucho, con el coste de mantenimiento que esto conlleva», concluye Delgado.