Algodones en las inmediaciones del Antiguo Seminario. / J. C. GONZÁLEZ

La falta de agua, que ya preocupa, en este caso ha sido un gran aliado, porque no se ha interrumpido la recogida

La buena campaña del algodón sirve de alivio a un campo muy necesitado de agua

La economización del agua de riego en épocas de limitaciones y la ausencia de plagas son los grandes aliados en la recta final de la cosecha

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

La campaña de algodón se encamina ya a su recta final. Andújar y su comarca son las productoras preponderantes en la provincia de Jaén y se aprestan a culminar una producción óptima, pese a que al principio no se presagiaban los mejores augurios. La ausencia de plagas, el calor y el control del riego ante las restricciones han sido las claves de una buena recolección, como testimonian los responsables de las distintas organizaciones agrarias de la comarca de Andújar.

El delegado local de Asaja, Miguel Girón, señala que la economización del agua de riego, ha permitido salvar la campaña. Reseña que, aparte de la buena producción, se esta sacando en esta campaña una fibra de gran calidad. «Hay que dar gracias que al final hayamos podido terminar el ciclo del algodón porque los agricultores han sabido aprovechar muy bien la poca dotación de agua y luego ha habido una casi nula presencia de plagas, los grandes enemigos del cultivo del algodón, que en otros años arrasaron cultivos», precisa Girón. Este año se van a conseguir los 2.500 kilogramos por hectárea, una cifra óptima.

El algodonero Luis Escobar, de la UPA, solo temió por los ataques tímidos al principio de unas plagas, pero a modo de curiosidad afirma que la falta de precipitaciones, ha favorecido el desarrollo del cultivo del algodón. «La calor espantosa que hemos sufrido ha adelantado el cultivo del algodón, y no hemos tenido problemas de tiempo, porque al no llover por desgracia la recogida no se ha interrumpido, porque ante la poca agua que teníamos hemos escapado demasiado bien», ataja Escobar. Además, añade que el precio es rentable. «Los chinos están tirando de la fibra y tenemos un precio de unos 60 céntimos el kilo», asegura.

Coag

Francisco González, acaba de ser reelegido, responsable de la Coag en la zona. Ahonda también en los buenos precios del algodón por la buena coyuntura actual. «Donde han subido el precio del aceite y los fertilizantes». González espeta que ha salido bien la campaña, «pese a las reticencias que hubo al principio por parte de algunos algodoneros que empezaron a sembrar tarde».