La Virgen de la Cabeza se acerca a los desvalidos

Pregón en el Centro de Discapacitados Virgen de la Cabeza. /J. C. GONZÁLEZ
Pregón en el Centro de Discapacitados Virgen de la Cabeza. / J. C. GONZÁLEZ

Las banderas de la Matriz visitaron ayer el hospital y centros de discapacitados

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ CORRESPONSAL

La tercera jornada de la publicación de banderas de la Real Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza de ayer lunes arrojó escenas emotivas y tiernas, y además, dio sentido al mensaje misericordioso y cristiano que lanzan la Virgen y su hijo, porque se acercaron a los más desvalidos y a los que precisamente, andan necesitados de cariño, comprensión y aliento.

Las banderas mostraron ayer su vertiente más social y se acercaron por primera vez al centro asistencial 'Vicente de la Cuadra' que Apromsi tiene en el polígono Ave María. Fue tanta la ilusión que se generó en su interior «que nos ha dejado una honda huella imborrable», señaló el presidente de la Real Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza, Manuel Vázquez. Una procesión saludó a toda la comitiva. El complejo asistencial 'Vicente de la Cuadra' lleva funcionando en Andújar desde 2003. Actualmente asisten a 30 personas en régimen de residencia y 40 en régimen externo, cubriendo con un vehículo propio las localidades de Andújar, Arjonilla, Arjona, Lopera, Lahiguera y todas las pedanías por lo que atiende a más de un centenar de personas con discapacidad intelectual a diario. Estas personas disfrutaron ayer de los sones de 'Morenita' y le acercaron su amor.

Hospital

Tras asomarse por vez primera a este complejo, la comitiva se desplazó al hospital Alto Guadalquivir. El cetro de la hermana mayor sirvió de nexo de unión entre la Virgen de la Cabeza y las personas enfermas y evidenció la fe y el fervor que le han profesado a la 'Reina de Sierra Morena' el incesante reguero de personas que a lo largo de los siglos le han implorado en la intimidad y entre sollozos para curar de algún mal a un ser querido o librarle de la enfermedad. Estos deseos los concede y de eso saben mucho los miembros de la Orden Trinitaria, que custodian a la Virgen de la Cabeza.

Y el Centro de Discapacitados Virgen de la Cabeza volvió a acoger a las banderas. Preparó una serie de actividades como el pregón, la presentación de cartel y la procesión Entre las novedades se preparó un guiñol romero que recreó la Aparición de la Virgen de la Cabeza. Ayer les acompañó el centro residencial de Arjona. «Es un día muy importante para nosotros, porque se vive con una enorme alegría», señaló su responsable, Carmen Cabezo.

Las banderas terminaron ayer en el Cementerio, donde tuvieron un especial recuerdo para las personas que en vida inculcaron la devoción a quienes hoy la disfutan, y ahora viven la 'romería eterna'.