Basura acumulada en torno a un banco. / J. C. G.

Vecinos de Andújar denuncian incivismo y vandalismo en el parque San Eufrasio

El arrojo de basura, el destrozo del mobiliario y el abandono son hechos de los que dicen se deben cortar para que sea un lugar de disfrute

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

Abandono, suciedad, falta de limpieza y vandalismo. Con esto se topan los vecinos del entorno del parque de San Eufrasio y los usuarios, que piden medidas para acabar con estos actos nada edificantes, aunque hay quienes se resignan por que no escuchan sus quejas que dicen, han remitido al Ayuntamiento.

Antonio Toribio lleva más de 30 años viviendo cerca de este parque y es testigo de la desesperación e impotencia de las personas que dedican a la limpieza de este 'pulmón verde' de la ciudad, «todas las mañanas se lo encuentran todo lleno de suciedad y nada más limpiar, otra vez se empieza a llenar de basura», relata. Toribio solo pide que las personas que vienen a pasar un rato agradable se encuentren cómodas, «aquí tiene que existir más vigilancia», propone.

Este vecino rememora que en su día se llegó a barajar la idea vallar el parque para mayor comodidad de los vecinos, pero recuerda que no llegó a cuajar al suscitarse una división sobre esta tentativa, «aquí vienen muchos abuelos con sus nietos y se tienen que ir porque el parque no está en condiciones», incide Antonio.

Luis, Manuel, Martín y José juegan una partida de dominó en una mesa que ha sido objeto de actos vandálicos, por lo que tienen que traer mobiliario de sus casas para jugar la partida con un mínimo de garantías. Mientras preparan las fichas, avisan que en las columnas que están plagadas de fichas es fácil que tengan como espectadores a ratas, serpientes y cucarachas, que lo único que hacen es sobresaltarles las partida.

Soluciones

Estos ciudadanos comentan que las mañanas suelen ser más tranquilas, pero precisan, que a la caída de la tarde, la calma se perturba cuando muchos niños vienen con sus familias a pasar un rato agradable y se topan con hechos desagradables que los invitan a marcharse, como actitudes irrespetuosas que dicen sufrir o la proliferación de los excrementos de las mascotas. Proponen como soluciones un cercado parcial del parque o que se contraten a vigilantes como hubo hace unos años. Piden que se instalen unos servicios, porque han sido testigos de como personas hacen sus necesidades en el mismo parque.

Las personas mayores sobre todo lamentan que no reponen las mesas que se rompen en los sucesivos actos vandálicos, porque suelen acudir a jugar sus partidas de cartas y de dominó. Sobre este sentido comentan que este parque es «el espejo del alma» y recalcan que es un reflejo de como está la ciudad. También subrayan que los actos vandálicos se acrecientan durante los fines de semana, cuando al clarear el alba la gente que viene del botellón pasan por aquí. Han visto como parte del mobiliario urbano ha aparecido en la fuente, de la que dicen está sucia.

Los vecinos han recogido firmas y han mandado escritos al Ayuntamiento donde han pedido que se reponga el material que se destroza y no exista tanto abandono de este enclave, pero lamentan que no han recibido contestación. José Gallardo también reclama una mayor unión e implicación de los vecinos del parque para que sean más contundentes a la hora de denunciar estos hechos. Muchos de los vecinos han visto como miccionan sobre el mobiliario urbano o lo llenan de grasa para que luego no puedan disfrutarlo. Han sido testigos de como consumen droga o practican algunas escenas subida de tono delante de la gente, a plena luz del día. «Y no les puedes llamar la atención porque encima te faltan el respeto», añade Pedro.

Estos ciudadanos piensan que con la contratación de dos vigilantes se acabaría con estos actos incívicos . Reclaman que responsables políticos de la ciudad se den una vuelta por el parque de una forma más continua para conocer toda la problemática, y así adoptar las soluciones.