Suspendido el juicio por la agresión a un anticuario de Andújar para robarle

Un policía custodia la entrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña /REUTERS
Un policía custodia la entrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña / REUTERS

EUROPA PRESSJaén

JEl ingreso hospitalario de uno de los acusados ha llevado a la Sección Tercera de la Audiencia de Jaén ha suspender el juicio fijado para este lunes y con el que estaba previsto sentenciar el caso del anticuario de Andújar (Jaén) que fue retenido ilegalmente para robarle 20.000 euros.

En concreto ha sido la defensa de B.M.H., de 46 años, al que el fiscal le reclama siete años y nueve meses de prisión, la que ha presentado el justificante de que su representado se encontraba ingresado en un centro hospitalario, lo que le hacía imposible su comparecencia. El segundo de los acusados en esta causa, J.L.J.E., de 41 años, consta como fallecido, mientras que sobre el tercero de los presuntamente implicados en este causa, M.L.C., Fiscalía no ejerce acusación.

Según el escrito de calificación provisional del Ministerio Fiscal, consultado por Europa Press, los hechos se remontan al 18 de abril de 2015 cuando los dos acusados, en compañía de otras cuatro personas que no han podido ser identificadas, «animados de ilícito beneficio», planearon concertar una cita con un anticuario con el objetivo de «apoderarse del dinero que creían que éste guardaba en la nave dedicada a tal actividad» y situada junto a la A-4, a su paso por Andújar.

El anticuario recibió una llamada de un hombre interesado en adquirir unas tinajas por lo que acordaron verse en la nave. Una vez se encontraron en la entrada de la finca y accedieron al interior del recinto, el acusado J.L.J.E. «exhibiendo una pistola cuya capacidad de disparo no se ha acreditado, introdujo al anticuario dentro de la nave, lo maniató con bridas e inmovilizó amarrándole a una columna».

Acto seguido y de forma escalonada llegaron otros cuatro individuos que comenzaron a preguntarle dónde escondía la caja fuerte, al tiempo que hacían agujeros en el suelo, en el techo y en las paredes. Mientras tanto, J.L.J.E. «con ánimo de amedrentar al anticuario y de menoscabar su integridad física, le apuntaba con la pistola en la sien, hacía además de cortarle la oreja con unas tijeras y le propinaba golpes en la cabeza preguntándole insistentemente dónde estaba el dinero».

El alboroto ocasionado por los golpes y gritos alertó al vigilante de la finca que entró en la nave para ver qué pasaba, momento en el que fue igualmente golpeado en la cabeza e inmovilizado con bridas sobre una cama.

Temió por su vida

Finalmente, el anticuario, que sabía que no iban a encontrar nada en la nave porque allí no guardaba dinero y «con el temor de que le pudieran quitar la vida», propuso a J.L.J.E. entregarle 20.000 euros. Para ello, llamó a su hijo y le pidió que llevara el dinero a una cafetería argumentando que acababa de cerrar un trato por la compra de unas tallas por dicho importe.

Fue entonces cuando el segundo acusado, B.M.H., acudió a la cafetería y se hizo con la bolsa del dinero. Seguidamente, el resto de implicados abandonó la nave dejando maniatados al anticuario y al vigilante, a los que también arrebataron los teléfonos móviles para que no pudieran pedir auxilio.

El Ministerio Fiscal ha calificado los hechos como un delito de robo con violencia, dos delitos de detención ilegal y dos faltas de lesiones. Por todo ello, Fiscalía reclama siete años y nueve meses de prisión para B.M.H.

Además, en lo que respecta a la responsabilidad civil, se le reclama que indemnice al anticuario en 20.000 euros, además de otros 3.440 euros por los daños y lesiones. Para el vigilante también se pide una indemnización de 2.210 euros. Por último deberá abonar a la compañía aseguradora 3.401 euros por los desperfectos que ocasionaron en la nave.

 

Fotos

Vídeos