Paso de la imagen por la antigua iglesia de Santa Marina. / J. C. G.

La talla contó con un gran acompañamiento en su recorrido por la ciudad

La salida extraordinaria del Cristo de la Expiración pone un broche brillante al 75 aniversario

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

Los aires y aromas de la Semana Santa andujareña inundaron una tarde-noche otoñal, que será recordada en el mundo cofradiero con la salida del Cristo de la Expiración, con motivo del 75 aniversario de la fundación de la Cofradía de los Estudiantes.

El templado otoño hasta la fecha iliturgitano, se rasgó y conmovió con el tránsito de un Cristo que llena de silencio y dolor el funesto Viernes Santo en la ciudad. Los sones de la Banda de Cornetas y Tambores del Rosario, de Baeza, dotaron de solemnidad y silencio al cortejo, donde acompañaron cofradías de Gloria y Pasión de la ciudad y las autoridades civiles y religiosas.

Una Misa en la parroquia de San Bartolomé puso el colofón a los actos del 75 aniversario de la Cofradía de los Estudiantes, que tras recoger el testigo de los tres cuartos de siglode la Esperanza se lo cede a la Archicofradía de la Oración en el Huerto y los Dolores.