Torreón de la muralla árabe incrustado entre el Altozano La Marquesa y la calle Luis Vives. / J. C. GONZÁLEZ

La puesta en valor del patrimonio empieza a ver la luz

A la licitación de las obras de la restauración de las murallas se une la autorización de la Junta a realizar catas en el Altozano Deán Pérez

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

Algunos proyectos estancados y relacionados con el patrimonio y el casco histórico de la ciudad empiezan a dibujarse en el horizonte como esperanza, y que por fin, tiene tintes de formalizarse.

Uno se refiere a la puesta en valor de las murallas árabes y los torreones, que tal era su estado de deterioro, que se llegó al extremo de una intervención de urgencia en 2019 por parte de la Consejería de Cultura y Patrimonio en una parte de la calle Luis Vives, que estaba empezando a caerse. El BOJA publicó el pasado día 17 de junio la licitación de las obras de restauración de estas murallas almohades, que datan del siglo XI. Las empresas interesadas tienen hasta el día 4 de julio para presentar sus ofertas para ejecutar unas obras que ascienden al montante de 265.000 euros, «vamos a permitir que Andújar integre dentro de su casco urbano estas murallas y de paso singularizar en los terrenos turístico y cultural a la ciudad». señaló el delegado del Gobierno en funciones, Jesús Estrella. La intención de la Junta es que la remodelación se adecue a la estructura inicial de estas murallas.

Estos trabajos supondrán el inicio del expediente de expropiación de las cocheras adosadas a parte de estas murallas, «que no pudimos ejecutar en este año porque habíamos presupuestado la compensación a los propietarios, pero los presupuestos no pudieron salir porque tuvieron el voto en contra de Vox y del PSOE», matizó Estrella. La liberación completa de las murallas llegarían en 2023. Además se proyecta la dotación de iluminación de la calle Luis Vives, donde se encuentran gran parte de estas murallas.

Altozano Deán Pérez

Y otra noticia surgida en los últimos días también es alentadora para el patrimonio de la ciudad. La Comisión Provincial de Patrimonio informó favorablemente sobre el expediente de la intervención arqueológica en el Altozano Deán Pérez de Vargas, tras la presentación de la solicitud por parte del Ayuntamiento. «Esto va a suponer la realización de tres catas en la calle Alcázar, para detectar la situación en la que se encuentran los cimientos de la muralla, para consolidarlos y ponerlos en valor y contribuir en el proyecto de recuperación desde la Consejería de Cultura y así desbloquear un proyecto que lleva estancado más de 20 años», deseó Estrella, que este último mandato ha detentado la delegación territorial de Patrimonio. La intención de la Junta es incorporar esta actuación en el casco histórico de la ciudad. «Para que sea un atractivo de visita en la ciudad», apostilló Estrella.

La proximidad de este yacimiento arqueológico a importantes vestigios históricos de la ciudad como el Puente Romano, el torreón de la Fuente la Sorda, y las murallas de la calle Silera, Conjunto histórico Artístico, lo convierten en un lugar privilegiado para la difusión del patrimonio histórico de la ciudad.