Charla de Maudilio Moreno (experto en patrimonio) al alumnado participante en el programa

La misión principal es que los jóvenes sientan en patrimonio de la ciudad como algo suyo y que tienen que mantener

Un proyecto conciencia a jóvenes sobre la importancia de conservar el patrimonio

El IES Nuestra Señora de la Cabeza se involucra en el programa Vivir y Sentir el Patrimonio que introduce en el buceo de las raíces

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

El IES Nuestra Señora de la Cabeza está desplegando programas educativos e innovadores como Vivir y Sentir el Patrimonio, AulaDJaque, ComunicA, Forma Joven, y el Proyecto Steam, en dos de sus modalidades: Robótica e Investigación Aeroespacial aplicada, lo que le convertido como un centro referente en este apartado.

Este curso, además, se ha dado la circunstancia de se ha implementado el proyecto de Semana de las Artes y las Letras. Estos programas de Innovación tienen por objeto enseñar de forma diferente. Para ello se trabaja en equipo, mediante proyectos que suelen llevar aparejado el uso de nuevas tecnologías y que implica a profesores de prácticamente todos los departamentos del instituto.

Uno que está teniendo un especial calado entre el alumnado es el programa Vivir y Sentir el Patrimonio, que tiene por objeto dar a conocer a los jóvenes el patrimonio andaluz, cultural y natural, para que éste lo valore, respete y defienda como algo que le pertenece. En Andújar busca reivindicar el valor de sus tradiciones y raíces culturales como señas identificativas de la ciudad. También muestra la dimensión social, cultural y económica del patrimonio como elemento que puede dinamizar las economías de los pueblos de forma sostenible. No solo se trabaja el patrimonio cultural monumental, sino el natural e inmaterial (fiestas tradicionales, gastronomía y artesanía). Los jóvenes participantes han trabajado primero en el aula y luego han expuesto sus trabajos en la II Semana de las Artes y las Letras del instituto y en la jornada dedicada a las Humanidades en la IV Feria de las Ciencias del Ayuntamiento. Su stand se llamó 'De cabeza con nuestro patrimonio'. El alumnado ha conocido la cultura íbera del poblado de Isturgi, los entresijos de las murallas árabes de Andújar, las fortificaciones defensivas de la provincia, han participado en un taller de arqueología, se han embebido de las tradiciones iliturgitanas, de su gastronomía y artesanía y han participado en unas jornadas de flamenco y de música barroca.

La profesora de Geografía e Historia del IES Nuestra Señora de la Cabeza y coordinadora del programa Vivir y Sentir el Patrimonio en el centro educativo, Lola Extremera, constató que llevan tres cursos trabajando en este proyecto tras acogerse a la propuesta que lanza a los centros educativos la consejería de Educación. «Me llamó mucho la atención y se lo propuse al director que me nombró coordinadora», rememoró Extremera. El instituto ya gozaba tradición de organizar actividades relacionadas con el patrimonio del municipio, porque tiene firmados convenios con el Ayuntamiento y su alumnado realiza prácticas en los museos de la ciudad, desde hace 15 años. «Introducirnos en este programa ha dado visibilidad a nuestro trabajo y nos ha permitido enriquecernos tras el conocimiento de tras experiencias», comentó la profesora.

Implicación

Lola Extremera resaltó la implicación del profesorado del IES Nuestra Señora de la Cabeza, al vincular sus materias al patrimonio. También ha creado sus páginas en las redes sociales y vincula sus actividades en la web del centro. Antiguos alumnos vinculados hoy al mundo de las artes impartieron una mesa redonda, que fue muy fructífera.

Los participantes realizaron un cartel denunciando los actos vandálicos que se realizaron contra el Monumento a la Jamuga, «la esencia del programa es que ellos entiendan el patrimonio como algo suyo y que son los herederos y por eso como ciudadanos tienen que denunciar estos actos vandálicos», explicó Extremera. También se les aleccionó de como la ciudad ha ido perdiendo patrimonio, «por culpa de falta de conocimiento y de concienciación». Además está participando en la elaboración de los planes de protección del casco histórico, donde ya denuncian la existencia de cableado y de contenedores. Lola Extrema entendió que así se desvincula a la juventud de los actos vandálicos y se entierran falsos mitos.