La procesión pone el colofón a los actos y cultos en honor de San Eufrasio

La imagen de San Eufrasio a la salida del templo. /J. C. GONZÁLEZ
La imagen de San Eufrasio a la salida del templo. / J. C. GONZÁLEZ

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDUJAR CORRESPONSAL

Ayer se puso el colofón a los actos y cultos en honor de San Eufrasio con la procesión que recorrió parte del centro de la ciudad y los aledaños de la parroquia que lleva su nombre. Acompañaron integrantes de la Corporación Municipal, cofradías de la ciudad , miembros de las fuerzas de seguridad, las niños y niñas que acaban de hacer la Primera Comunión y la banda Maestro Amador.

Los días previos han sido muy solemnes y recogidos. El pasado lunes, al finalizar el triduo en la parroquia, se impusieron las medallas a los nuevos hermanos y se bendijo la banda de los nuevos hermanos mayores, Ceferino Toril y Rosa González, que se les entregó ayer tras la finalización de la procesión, junto con el cetro que los acredita como los representantes de la hermandad. El martes se oficiaron las solemnes vísperas con la Eucaristía y la veneración de las reliquias de San Eufrasio, que precediron a la ofrenda de flores.

Ayer miércoles festividad de San Eufrasio, las actividades comenzaron a las siete de la tarde con la Fiesta Principal de Instituto. Tras su finalización comenzó la procesión de la imagen y de las reliquias de San Eufrasio que salió de la iglesia parroquial y recorrió la avenida 28 de Febrero, las calles La Palma, Emperador Adriano, Ramón y Cajal, Ibáñez Marín, Ollerías, Las Monjas, Los Hornos, Altozano Bernardino Martínez, calle La Palma, doctor Torres Laguna y las avenidas Santo Reino y 28 de Febrero, para finalizar en la parroquia de San Eufrasio, donde se le impondrán los bandas y se le entregarán los cetros a los hermanos mayores.

Homenajes

El pasado fin de semana se homenajearon en el triduo a los mayores y a la familia y se le entregó el nombramiento a Eduardo Muñoz Pérez como presidente de honor de la Hermandad de San Eufrasio por parte del obispo de Jaén.

Eduardo Muñoz fue uno de los impulsores de la hermandad junto con Francisco Calzado en el año 1982, que se gestó en la asociación de vecinos Huerta Maroto, que se enclavaba en el barrio de San Eufrasio, uno de los más populosos de la ciudad, y donde germinó la devoción del patrón de Andújar y de la Diócesis de Jaén. También se integró en el comité organizador de los actos del IV Centenario de la traída de las reliquias. Ha sido presidente, secretario y hermano mayor y siempre ha estado trabajando por el impulso de la devoción en la ciudad.