Los responsables de la Hermandad han acompañado al santo varón apostólico, / J. C. GONZÁLEZ

La procesión corona en la mañana de hoy domingo las fiestas y cultos en honor al patrón San Eufrasio

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ CORRESPONSAL

Una procesión matutina e inédita ha puesto esta mañana de domingo el colofón a una semana intensa y plena de cultos y actos dedicados a San Eufrasio, patrón de la ciudad y de la Diócesis de Jaén, en los que la hermandad ha procurado toda clase de esmero y mimo a unos festejos, que retornaban tras los dos años de la pandemia.

Cofradías de Pasión y Gloria acompañaron al santo varón apostólico por las calles de la ciudad, rememorando la época del siglo I de nuestra era, cuando San Eufrasio predicó el Evangelio por la tierras del antiguo Iliturgi. Los integrantes de la Corporación Municipal, con el alcalde y los miembros de las fuerzas de seguridad participaron en el cortejo, donde las mujeres y niñas vestidas de mantilla, le dieron colorido al desfile profesional, que estuvo amenizado por los sones de la banda Maestro Amador.

Los dos patrones

Uno de los momentos más señalados de la procesión se vivió con el saludo de la imagen a los integrantes de la Cofradía Matriz en la puerta de la ermita de la calle Ollerías, justo una semana antes de la entrega de la bandera de Andújar a las cofradías de la Virgen de la Cabeza y de San Eufrasio. Al final de la procesión, se les impuso la banda y los cetros de hermanos mayores a José Gómez Tejero y Ascensión García Zafra.

El obispo de la Diócesis de Jaén, Sebastián Chico, ofició ayer sábado por la tarde la Eucaristía en el templo San Eufrasio, donde estableció una comparación con su primera visita a las fiestas, con la primera venida de San Eufrasio a tierras de Jaén.