Terrenos donde se proyecta el Centro Logístico Intermodal.

El problema que se oculta con el ruido mediático

La nueva polémica suscitada en la ciudad por los representantes políticos obvia las entretelas que originaron sus retraso y que ahogan el futuro socioeconómico de la ciudad

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

La puesta en marcha del centro logístico ha vuelto a desatar el enfrentamiento entre los partidos mayoritarios que han regido los destinos, desde su gestación, en la ciudad y en la Junta de Andalucía.

Esta vez se ha desatado la polémica por la presentación de una moción por parte del PSOE en el último pleno que celebró la Corporación Municipal, y que al final salió adelante. Esta iniciativa no gustó en el seno del PP a nivel local, ni en la Junta de Andalucía, porque entienden que existe una 'voluntad' de reformular el proyecto y de entablar un diálogo con el Ayuntamiento, por lo que han advertido un ánimo de confrontación. Desde las filas socialistas se ha entendido su reivindicación como un gesto de «agilizar el proyecto». Pero detrás de este nuevo ruido mediático, no se ha advertido en ninguna declaración de los distintos dirigentes políticos una alusión a los verdaderos y reales problemas que han ahogado una iniciativa, -bien por desconocimiento o por lanzar cortinas de humo-, que si prospera en otros municipios cercanos, donde los partidos que confrontan en Andújar han gobernado en la Junta y en esas localidades.

Génesis

El origen de este problema se remonta al año 2006, donde se lanzaron ideas ilusionantes para la ciudad. El gobierno Central dirigido por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, anunció la venida del grupo Ros Casares a Andújar, dentro del paquete de proyectos del Plan Activa Jaén. El gobierno de la Junta, también del PSOE se ofreció al Ayuntamiento para urbanizar los terrenos por la vía pública, denominado sistema de cooperación. El alcalde de aquella etapa, el 'popular' Jesús Estrella, (ahora delegado de Gobierno en funciones de la Junta) declinó esta oferta y apostó por el sistema de compensación, agarrándose a un grupo de empresas que era punteras en la ciudad.

Llegó la crisis económica de 2008 y echó todo al traste y derrumbó todas las ilusiones, pese a que se llegaron a realizar obras de urbanización y presentar proyectos megalómanos como el Parque Empresarial Innovandujar. Desde entonces, este proyecto ha ido sumando despropósito tras despropósito.

Las consecuencias que trajo fueron demoledoras. Los terrenos se dividieron en cuatro sectores. En el 2, donde se iba a instalar Ros Casares, su empresa filial Goya 69 entró en concurso de acreedores. El sector 1 está en proceso de disolución porque las parcelas fueron adquiridas por fondos buitre y por bancos. Yen los sectores 3 y 4, elegidos para el centro logístico, todavía no se ha avanzado nada. Una de las fórmulas que se barajan es la urbanización de esos terrenos o su expropiación, pero se debería defender la función social del centro logístico.

Otros problema que se generaron fueron las cargas a los herederos de las personas propietarias de las parcelas que fallecieron y que empresas que iban a costear la urbanización, se quedaron en situación de insolvencia o ahora están ilocalizables. Todo esto ha generado problemas de suelo industrial en la ciudad, y una de la consecuencias más sangrantes que ha dejado fue que recientemente el grupo Luis Piña decidió ampliar sus instalaciones en Marmolejo.

Consciente de la problemática, el que fuera delegado de fomento por Izquierda Unida, Juan Antonio Sáez, recomendó por aquel entonces en su condición de iliturgitano que la fórmula más viable era que el Gobierno central invirtiera en la modernización del Corredor Ferroviario Central, que empezaría por la estación de Algeciras-Bobadilla y que llegaría hasta Córdoba, Andújar, Linares-Baeza y Madrid.

Soluciones

El delegado del gobierno en funciones, Jesús Estrella, dijo el pasado miércoles en la ciudad, que el alcalde ha contado con la «lealtad institucional de la Junta» y abogó por no crear debates partidistas. Se compromete a reunirse con el alcalde y anunció que se va crear un nuevo marco jurídico al expirar el plazo en la modificación del PGOU, «que es competencia del Ayuntamiento», dijo.

Pues el alcalde, Pedro Luis Rodríguez, significó en el pleno que existe el interés por parte de su gobierno de entablar las conversaciones, evitar polémicas y llegar a soluciones.