Borrar
La prensa de hace un siglo III

La prensa de hace un siglo III

OPINIÓN ·

Pero durante esos años en que se publica EL Guadalquivir (tradicionalista), en Andújar surgen otros periódicos, tanto de tipo contestatario o progresista

ALFREDO YBARRA

ZAGUÁN

Lunes, 20 de marzo 2023, 13:36

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En los anteriores 'zaguanes' hablábamos del devenir de la prensa en Andújar. desde que en 1850 apareciera el semanario El Iliturgitano, a la sazón el primer periódico editado fuera de la capital provincial, que fue fundado por José Garzón y Manuel M. Montero Moya. Aquel periódico tuvo más de cultural que de político y cierra la etapa propiamente romántica en las publicaciones literarias de la provincia jiennense. En los dos artículos anteriores repasábamos muchos de los periódicos que fueron salpicando el panorama iliturgitano y cómo influyeron en el ideario colectivo y en el simbolismo local.

Nos quedábamos en el Guadalquivir que por su longevidad e influencia se convirtió en el principal periódico de la historia de Andújar, el referente de una parte importante de la sociedad iliturgitana, contribuyendo a definir un carácter que en determinados aspectos perdura hoy en día. Pero durante esos años en que se publica EL Guadalquivir (tradicionalista), en Andújar surgen otros periódicos, tanto de tipo contestatario o progresista, incluso relacionados con la masonería, como otros de carácter conservador.

Francisco Trigueros Engelmo (1892– 1960), va a ser un personaje reputado en la ciudad con importancia en el panorama periodístico, literario, político y de la religiosidad popular de Andújar, siendo un hilo conductor y potenciador de ese sesgo conservador-tradicionalista tan propio de Andújar, tan singular y localista, que ya venía de atrás. Su padre, Francisco Trigueros Palomino, fue alcalde en dos ocasiones (1915 y 1918) por el partido conservador. El hijo mantendrá la ideología paterna, participando en la política local como concejal y teniente de alcalde (1917-1923). Aunque se dedicó profesionalmente a la docencia, su vocación periodística-literaria deja una prolífica y variopinta producción. Creó y dirigió diversos periódicos, todos ellos de vida efímera. Así en 1912 funda y dirige La Crónica. Luego: La Verdad (1913), Iliturgis (1913), El Popular (1914), El Defensor de Andújar (1917), todos ellos de carácter semanal y conservador. También fue redactor del diario Informaciones (1928), en Madrid y consiguió entrevistar al comandante Franco para El Guadalquivir en ese mismo año, según nos cuenta Manuel Andrés Barea en 'Nombres para la historia de Andújar,' que hace un buen retrato de este conspicuo personaje. Igualmente fue corresponsal del semanario deportivo Marcador. El 15 de mayo de 1931 crea la revista gráfica quincenal 'Ecos', que se mantiene algo más de medio año. Trigueros, muy prolífico, publica poesía, teatro cómico, biografías. Su comedia dramática Isabel, publicada en 1911, fue estrenada en Buenos Aires, así como 'La flor de la calle' y 'El puesto de la alameda', esta última de 1914. El 3 de marzo de 1928 se representaba en Andújar la comedia La idea salvadora. Suyo es el libreto de Las comunistas (1936), 'travesura picaresca femenina', una revista mllusical. En ese mismo año, la editorial Cisne de Barcelona publica su Las mujeres de Landrú, obra de teatro frívolo. En 1921, escribe Rumores de zambra, que publica la imprenta La Puritana de Andújar. Se trata de una colección de cantares que fueron prologados por el malagueño Narciso Díaz de Escovar, escreitor y crírico teatral.

En los anales andujareños sobre todo ha quedado grabada su letra del himno del VII centenario de la aparición de la Virgen de la Cabeza, a la que le pondría música el maestro José Alonso en 1927. Trigueros es el primer cronista oficial de la ciudad. Su ideología, nos lo recuerda Barea, se evidencia claramente en obras como 'Asturias por la libertad' (1936). 'Cortés, héroe y mártir '(1951) y 'La Virgen de la epopeya' (1948), se convierten en obras de referencia para el nacionalcatolicismo, ayudando en la construcción del relato épico en torno al capitán Santiago Cortés y los hechos bélicos acaecidos durante la guerra civil en el Santuario de la Virgen de la Cabeza. En 1947 publicó La tragedia de Manolete y en 1949, Litri, el torero de las proezas.

Durante aquel tiempo se publicaron otros periódicos en Andújar, y no pocos con ideologías progresistas, a los que hay que hacer referencia en otro artículo, al igual que a significativos personajes con ellos relacionados. Y es que la prensa local y su historia nos ha mostrado por qué poros ha respirado ostensiblemente la ciudad.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios