Polémica por la petición de no demoler las casas de Endesa de Andújar

El PSOE acusa al PP de «inducir en un posible delito de prevaricación» al hacer de una manera abierta esta solicitud y ve «demagogia»

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

Una moción que contó con el plácet de la Corporación y que resultó institucional, ha levantado al final la polvareda política en la ciudad.

El portavoz del PP, Francisco Carmona, pidió en una comparecencia pública que no se derribaran las viviendas de la subestación de Endesa y que el Ayuntamiento paralizara el expediente de demolición iniciado por Endesa para que pasasen a patrimonio municipal. Su idea fue modificada y tuvo el consenso de la Corporación Municipal en el último pleno. Pero unas declaraciones del edil del PP, Luis Villa, donde recriminaba al alcalde que permitiera la demolición, ha provocado una reacción contundente por parte del gobierno local.

Su portavoz, Josefa Jurado ha aclarado que desde el gobierno: «Hemos trabajado para impedir la demolición de las casas de Endesa, pero parar el procedimiento sería ir en contra de la legalidad», ha aclarado. La concejala lamenta que el Grupo Municipal Popular desconozca el funcionamiento de la administración local, « y pida al alcalde que incurra en un delito de prevaricación».

Jurado recuerda que hace pocos días se aprobó una moción de manera unánime en la que se acordaba instar al alcalde a que, aunque ya se han producido reuniones al respecto con Endesa, continúen las mismas y las negociaciones que fuesen necesarias con la citada empresa, para que por medio del procedimiento legalmente establecido, «si lo hubiera, dichas viviendas no fuesen demolidas y pudieran ser cedidas al Ayuntamiento de Andújar para su uso».

Jurado subrayó que este fue el acuerdo que se votó, «ya que el que pedía el PP fue eliminado en la reunión de portavoces previa al pleno, ya que tras ser analizado y consensuado, se ratificó que era una petición fuera de la legalidad», apuntó.

Argumentos técnicos

La edil del gobierno dijo que a la oposición se le informó de que un informe técnico alertaba de la imposibilidad de suspensión de la demolición y en el que se argumentaba lo siguiente argumentando que la administración no puede denegar la licencia. «Los propietarios, tienen derecho a actuar sobre el suelo en los términos que permita la ordenación territorial y urbanística», esgrimió Jurado, quien lamentó un «continuo ataque y la creación de bulos por parte de la oposición», reprochó.