La carne ligada a la caza y los aderezos de las verduras de la huerta fueron protagonistas. / J. C. GONZÁLEZ

La Plaza de Abastos y los productos locales se reafirman por su sostenibilidad y propiedades

El concurso 'La Despensa Indispensable»' auspiciado esta mañana por la asociación Ameco defiende las bondades de la cocina andujareña

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

Los sabores más suculentos de la gastronomía andujareña impregnaron en la mañana de hoy sábado todo el recinto de la Plaza de Abastos, con la iniciativa y el concurso 'La Despensa Indispensable', que auspició la asociación medioambiental Ameco con la misión de apoyar al comercio local y a sus productos. El presidente de este colectivo, Emilio Rodríguez, fundamentó la puesta en marcha de esta propuesta. «Es una manera más de sostenibilidad ambiental, porque no es lo mismo comprar carne en la serranía andujareña o de la huerta de Andújar, que traerlos de miles de kilómetros», justificó Rodríguez.

Apoyo

Esta iniciativa contó con la colaboración de la Concejalía de Participación Ciudadana y del colectivo que aglutina a los vendedores de la Plaza de Abastos, Mercandújar.

La edil de Participación Ciudadana, Rosa Reche, alabó esta idea porque consideró que pone en valor. «Una de las mejores Plaza de Abastos y nuestros productos». La secretaria de Mercandújar, Juani Sequera, mostró su gratitud porque el recinto fuera elegido para esta actividad. «Porque se escucha lo que hacemos y estamos con nuestro clientes», señaló Sequera.

En este concurso gastronómico participaron personas de todas las generaciones, que mostraron lo más autóctono de la cocina andujareña. Los concursantes realizaron la compra de los ingredientes necesarios para sus recetas en los puestos de la plaza. Al final resultó ganador Jaime Solás con su carrillada de cerdo al vino tinto, aderezada con productos aromáticos de la serranía andujareña.