Borrar
Las jornadas gastronómicas se agarran en sus bodas de plata a la carne de caza para mostrar la singularidad de la cocina andujareña

Las jornadas gastronómicas se agarran en sus bodas de plata a la carne de caza para mostrar la singularidad de la cocina andujareña

Las jornadas gastronómicas llegan a su 25 edición y en sus bodas de plata quieren ahondar en lo más selecto de la gastronomía andujareño como es la carne de caza. Culminarán al final de este mes de noviembre y el pasado fin de semana tuvieron su gran prueba de fuego con la Fiesta del Aceite, porque se congregaron a un gran número de personas. Ahora el reto se centra en mantener el nivel de asistencia de esos días

josé c. gonzález

Lunes, 21 de noviembre 2016, 09:43

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Francisco Caparrós, responsable de un conocido mesón de la Corredera Capuchinos, constata que Andújar es un referente en la montería. Ve bien que se hayan planteado unas jornadas temáticas. Sus platos son una ensalada de perdiz escabechada, canelones de gamo y lomo de venado confitado.

Miguel Maldonado, dueño de un bar de la calle Calancha señala que sus platos se aferran al aceite y a la caza, porque entiende que son señas de identidad de la cocina andujareña que se debe promocionar de cara al exterior. «No los estamos valorando como se merece», zanja Maldonado. Sus propuestas para estas jornadas son los escalopines de ciervo sobre tosta a la frambuesa, un solomillo de ciervo en adobo y una ensalada de perdiz.

El establecimiento de Salvador López Santiago las afronta con mucho entusiasmo, porque entiende que se mueve a mucha gente de la ciudad y de la comarca. «Esperamos que conozcan nuestros restaurantes y nuestros menús». Han preparado un menú degustación con aceituna 'machacás' del terruño, unos troncos de carne de monte como hacían los serreños, unos cigarritos de morcilla propios de Andújar, empanadilla de carne de ciervo, champiñones y setas y de postre van a ofrecer gachas de la abuela con vinos de la tierra. «Le vas cambiando los sabores al cliente y van paladeando la degustación y todo con aceite de la tierra que son muy buenos», apunta Santiago.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios