Alfonso Gámez, ex director de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir: "Ha sido enormemente gratificante ver cómo un proyecto que se inició con un centro hospitalario se ha configurado en siete centros"

  • Alfonso Gámez Poveda ha sido gerente de la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Hospital Alto Guadalquivir (en adelante APESHAG) hasta el día 1 de noviembre de 2015, cuando por decisión propia, hizo efectiva su dimisión. Llevaba once años y medio ocupando este puesto de máxima responsabilidad, desde el año 2004. Su responsabilidad fue creciendo en la medida que la empresa ampliaba el número de hospitales en funcionamiento, a lo largo y ancho de la Comunidad Autónoma Andaluza.

P.- ¿Cuál ha sido el número total de centros hospitalarios bajo su responsabilidad?

El total de centros ha sido de siete en la APESHAG, dos de ellos hospitales comarcales y cinco hospitales de Alta Resolución. En noviembre de 2012 se unió esta Agencia con la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Hospital Costa del Sol (en adelante APESHCS), formada por tres centros, un hospital de nivel 2, un hospital de Alta Resolución y un centro de especialidades.

R.- ¿Dónde están ubicados?

Los centros de la APESHAG están ubicados en las provincias de Jaén y Córdoba, en la primera el Hospital Alto Guadalquivir, de Andújar (comarcal nivel IV), el Hospital de Alta Resolución de Sierra de Segura, el Hospital de Alta Resolución de Alcaudete y el Hospital de Alta Resolución de Alcalá la Real. Y en la provincia de Córdoba, el Hospital de Montilla (comarcal nivel IV), el Hospital de Alta Resolución de Puente Genil y el Hospital de Alta Resolución Valle del Guadiato.

Los centros de la APESHCS están ubicados en Málaga, y son el Hospital Costa del Sol, de Marbella (un comarcal nivel II), un Hospital de Alta Resolución en Benalmádena y un centro de especialidades en Mijas.

P.- ¿Cuántos profesionales gestionaba o coordinaba con su trabajo?

R.- La APESHAG un total de casi 1.800 profesionales y la APESHCS un total de casi 2.000 profesionales. Profesionales de ambas agencias, sin tener en cuenta el personal subcontratado de empresas de servicios.

P.-¿Su trabajo era a tiempo completo?

R.- Totalmente a tiempo completo y en muchas ocasiones días totalmente completos.

P.- Desde la gerencia, ¿cuál ha sido su principal objetivo en todos estos años?

R.- Son varios los objetivos que han ocupado la labor de estos años. Por un lado, generar una prestación asistencial de calidad que redundara en la satisfacción del paciente y usuario de nuestros centros hospitalarios. Por otro lado, integrar al máximo los centros en los entornos donde están ubicados y ser parte de dichos municipios en todo. E internamente, generar centros de calidad, con profesionales bien formados, que con independencia de su ubicación, fueran referencias asistenciales en todas las zonas. Y de igual forma, generar un proyecto con un equipo sólido, que nos hiciera identificarnos con valores de forma homogénea en todos los centros, en relación, trato, atención, cuidados, etc.

P.- ¿Cree que lo ha conseguido? ¿En qué medida?

R.- Ha sido enormemente gratificante ver cómo un proyecto que se inició con un centro hospitalario se ha configurado en siete centros actualmente; cómo desde un inicio de 375 profesionales se ha pasado al total actual. Cómo se ha generado, gracias a los profesionales, un enorme conocimiento de nuestra agencia y de su forma de trabajo. Cómo la enorme cantidad de reconocimientos provinciales, regionales, nacionales e incluso internacionales ha sido un revulsivo constante. Y todo ello, con unos niveles de garantía asistencial muy elevados y un incremento paulatino de la satisfacción de los usuarios que han colocado a nuestros centros en primera línea del sistema sanitario. Es para estar satisfecho y sobre todo para estar agradecido a los excelentes profesionales que trabajan en esta agencia.

P.- Su frustración, lo que quiso y no pudo llevar a cabo, ¿ha sido?

R.- No tengo frustración alguna. Quizá el momento de dificultad económica ha ocasionado que algunos proyectos no se hayan podido acometer, y que algún centro no hay podido culminar en su funcionamiento completo, pero no existe frustración alguna. Se ha hecho todo lo que se ha podido y es lo que cuenta.

P- Se va, al menos por lo que conocemos del funcionamiento del Hospital Alto Guadalquivir de Andújar, con un alto nivel de satisfacción entre los usuarios. ¿Qué le aporta como profesional y como persona?

R.- Por supuesto una enorme satisfacción, pero sobre todo, como comentaba anteriormente, unas ganas enormes de agradecer tanto trabajo, dedicación y esfuerzo a los profesionales que integran este hospital. Desde unos inicios con dificultad, aperturas de centros desde hace más de diez años que originaron una lentitud en la consolidación de plantillas, ha sido una mejora continua y sobre todo una integración enorme del hospital en su entorno y comarca. Lo cual tiene sólo una respuesta, gracias a todos los profesionales por ello y el haber podido compartir mi trabajo con ellos.

P.- Todo es mejorable y, por su puesto también el funcionamiento de los centros que ha dirigido. Desde su punto de vista, ¿Cuáles son los puntos que deben serlo?

R.- Por supuesto todo es mejorable. En cualquier momento a un centro que atiende diariamente a gran cantidad de pacientes y usuarios se le presentan oportunidades de mejora. Los condicionantes algunas veces por la dificultad del momento, generan algún tipo de mayor ajuste, que influye en muchas cosas, pero con la idea siempre de mantener un alto nivel de calidad asistencial.

La participación de los pacientes en sus problemas de salud es algo también muy importante, poco a poco hay que conseguir una mayor implicación en ello, y el hospital actuar como consultor de ellos.

La organización asistencial en las zonas con los distintos niveles de asistencia también precisa una cierta mejora continua, que vaya posibilitando el no duplicar esfuerzos y una redistribución de recursos más eficiente.

Y algo fundamental en estos difíciles tiempos, como es el trato y el respeto mutuo en cualquier actuación, algo que permanentemente está en el cometido de cualquier centro asistencial.

P.- ¿Las asignaturas que le han quedado a usted y le quedan a los centros pendiente?

R.- Si le soy sincero, no las sé. Porque generar expectativas en momentos de restricción presupuestaria supondría dudar del actual nivel y enorme calidad de nuestros centros, y no es así. Si he de hacer un esfuerzo por detectar deficiencias significativas, ya es indicador de que no las hay. Por supuesto que hablamos de lo que supone garantizar la prestación asistencial de calidad y con garantía de respuesta y ello se está haciendo de forma muy satisfactoria.

P.- ¿Cree viable las peticiones recientes del Ayuntamiento de Andújar sobre la puesta en marcha de nuevas especialidades y Unidades en el hospital comarcal?

R.- La configuración de las carteras de servicios de los centros hospitalarios es algo diseñado en la Consejería de Salud en función de las necesidades de demanda en cada entorno y zona. En función de esto, se catalogan los hospitales en cinco niveles -en función de su envergadura, tamaño y volumen de población a la que atienden-. Aparte de esto, la distancia entre hospitales de distinto nivel y el tiempo para que el paciente acceda a la atención sanitaria, también se encuentra estipulado a la hora de dotar a cada hospital de una cartera de servicios concreta.

Esta dotación se procura hacer de forma lo más homogénea posible en todo el sistema sanitario, distribuyendo los recursos persiguiendo la equidad. Sin embargo, como es lógico, no todas las patologías se pueden atender en todos los hospitales.

Así, la viabilidad de esa ampliación en la cartera de servicios del Hospital de Andújar va en función de dichas pautas, y que por supuesto corresponde al ámbito decisorio de la Consejería de Salud. El centro andujareño es de nivel cuatro, está identificado con su cartera de servicios y cualquier modificación o ampliación en ésta, pasa por una decisión previa de análisis, como comento, de coste-beneficio, así como de detección de no atención a todas las patologías en los centros de referencia, de demanda/necesidad y del tipo de instalaciones con las que cuenta el centro.