Vecinos del casco antiguo demandan más atención en la zona

Vecinos del casco antiguo demandan más atención en la zona
  •  

La Asociación de Vecinos El Candil, que opera en la zona del casco histórico de la ciudad, pretende fomentar la implicación y participación de los vecinos. Con esta aspiración organizó en el Día de Andalucía una nueva jornada de convivencia en el Palacio de los Niños de Don Gome. A este evento acudieron varios colectivos sociales y miembros de la Corporación Municipal, con el alcalde, Jesús Estrella, a la cabeza.

Las primeras actividades de la jornada se iniciaron con los talleres de cuentacuentos y dibujos dirigidos a los más pequeños. Tres monitoras coordinaron los talleres y los chavales participantes recibieron un obsequio. Este colectivo hizo un homenaje a Juanele, 'el tío del tambor', por la entrega de los clásicos piticos de barro que hace todos los años a miembros de la asociación. También hubo una distinción a los vecinos del barrio que colaboran con la asociación y para la directiva de la peña El Barça, que les cede sus locales de la calle Princípe. Hubo una degustación de canto iliturgitano, que precedió a la paella que degustaron unas 200 personas.

Esta jornada también posee sus tintes reivindicativos, porque el presidente de la Asociación de Vecinos El Candil, Francisco Arco, vuelve a reclamar la sede que vienen demandando desde hace años y que cuenta con la aprobación del pleno de la Corporación. «Es el gran caballo de batalla que se nos resiste desde las administraciones», asevera Arco.

Molestias

El máximo dirigente de este colectivo sostiene que los vecinos del casco antiguo (declarado en el año 2007 por la Junta Conjunto-Histórico Artístico) están muy molestos en los últimos meses porque con la celebración de eventos importantes en la ciudad las zonas adyecentes al centro se convierten en los urinarios de la ciudad. «Esto es una auténtica vergüenza, porque niños y mayores se aprovechan de que esta zona está a oscuras para miccionar y defecar», deplora el presidente del Candil, quien apunta que la gente suele hacer destrozos en las puertas, como dice sucedió en el Carnaval. «Las calles estaban llenas de vómitos y de orines a partir de la una de la mañana, y a ninguna autoridad se les ocurrió llamar la atención a los jóvenes que protagonizaron estos hechos», recalca.

Alumbrado pésimo

Francisco Arco tilda de pésimo el alumbrado del casco histórico, «pasan meses para reponer una bombilla y eso que se alardea de la mejora del alumbrado en muchos puntos de la ciudad», afirma Arco, quien constata que la falta de luz ocasiona una falta de seguridad entre los vecinos de la zona. Además. el presidente pide que se mejore la limpieza en la zona, porque entiende que es regular. Varios vecinos incluso le han planteado la posibilidad de la puesta en marcha de una recogida de firmas, pero el presidente prefiere abordar estos asuntos con el Ayuntamiento y plantearlos desde el diálogo.