¡Basta ya!

¡Basta ya!
  • Basta ya es lo que han gritado o mejor dicho han plasmado en una declaración institucional los componentes del Organismo Autónomo Local para la Promoción y Desarrollo de Andújar. Son los agentes políticos y socioeconómicos de la ciudad, ante las continuas discriminaciones que ésta viene padeciendo, por parte de las Administraciones Central y Autonómica y, sobre todo desde el año 2003 en el que el PP se alzara con el gobierno municipal en el Ayuntamiento, primero en coalición con el PA, después en solitario, hasta alcanzar la mayoría absoluta, el pasado mes de mayo.

El colmo, la gota que ha rebasado el vaso de la paciencia, tanto del gobierno municipal, como de la Cámara de Comercio, junto a IU, PA y hasta PSOE, con los sindicatos CC.OO y UGT, ha sido la exclusión en los cinco millones de euros destinados por la Junta de Andalucía a la expropiación de de terrenos en Linares y Bailen (ambos alcaldes del PSOE), para sendos Centros Logísticos Intermodal, de cara al Corredor Central Ferroviario. Mientras, Andújar lleva ya 19 años mascando el proyecto, con unos terrenos de 600.000 metros cuadrados, previstos en el Área de Reserva del Nuevo PGOU, aprobado recientemente, para facilitar la expropiación y el desarrollo urbanístico.

Tanto el PGOU en su totalidad, como el área en el que se contemplan los terrenos, han tenido el visto bueno de la Junta, prueba de ello. Es que está en vigor desde el año pasado. Ahora saltan, desde la Administración Autonómica, que esos terrenos no reúnen las condiciones. Los iliturgitanos empiezan a tener claro que esta es una nueva batalla de la guerra electoral entre PP y PSOE, como lo fue el polígono industrial Innovandujar en los comicios anteriores. Todo apunta a que los enfrentamientos van a continuar, hasta tanto el gobierno de la Nación y de la Junta no se alineen, ideológicamente, con el gobierno municipal del PP en Andújar.

Hasta que esto ocurra y, de momento, los componentes del OAL, con su alcalde presidente a la cabeza, han pedido reunirse con el consejero del ramo y están dispuestos a reclamar, lo que por derecho propio y dado su situación geográfica, a Andújar le corresponde. La población, por su parte, empieza a tomar conciencia de la discriminación y consideran que tal vez haya que desplazarse a Sevilla, para reivindicar, como el hospital. Porque si bien es verdad, que en este caso no existe muerte física, sí que hay muchas muertes económicas.