Concierto de Seguridad Social en la Caseta Municipal. / J. C. GONZÁLEZ

La noria le ha dado un nuevo realce a la zona de las atracciones mecánicas, concurridas todas las tardes-noches

La noche le gana el pulso al día en la Feria iliturgitana del reencuentro

El concierto de Seguridad Social y la paella de la caseta de Izquierda Unida, fueron los platos fuertes del tramo final

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

La noche se ha impuesto al día en la feria septembrina del reencuentro.

El bullicio en el recinto ferial ha sido más preponderante al declinar la tarde y ya caída la noche que cuando el día estaba más radiante. Así se ha podido comprobar en el tramo final de estas fiestas. Hoy lunes es festivo local en la ciudad y la mayoría de las casetas no tuvieron actividad, y a cuentagotas se podía apreciar la presencia de gente en las mismas, porque aguardo y se preparó para uno de los momentos más esperados de la Feria, los fuegos artificiales que concentran todos los años el interés de miles de vecinos de la ciudad y de sus alrededores.

Por sevillanas

La tarde-noche del domingo no fue tan bullangera y multitudinaria como la del sábado, pero con el transcurrir de un día caluroso, la Caseta de la Juventud empezó a ambientarse con sus distintas fiestas temáticas, mientras que las del PSOE y el PP, se vestían y adornaban de faralaes, con el concurso de sevillanas de la primera y la actuación del grupo Ecos de Sierra Morena en la segunda, que atestiguaron el carácter lozano y jovial de esa Andújar grácil y eterna.

Los visitantes se arremolinaron de nuevo en la zona de las atracciones mecánicas, donde la noria le ha vuelto dar categoría y prestancia al recinto. Los chiringitos y los puestos de patatas y vinos han tenido su predicamento en esta Feria, por su impronta popular y cercana y otra vez los más pequeños se entretuvieron en las actividades de animación y las casetas tradicionales tuvieron más contenido.

Seguridad Social

Uno de los platos fuertes de la noche del domingo fue en la Caseta Municipal la actuación del grupo Seguridad Social, un icono de la música española en la década de 1990 y que se mantiene incombustible gracias al carácter y el talento musical que le insufla su líder el carismático José Manuel Casañ, un histrión y showam sobre el escenarios, quien son su veteranía y buen hacer marcó el ritmo de baile a las numerosas personas que se concentraron para soltarse con temas tan célebres de esta banda valenciana como 'Chiquilla', 'Baila mi Rumba Tarumba' o 'A tontas y a locas', que hicieron mover los esqueletos de los adultos, ya maduros que disfrutaron en juventud de estos temas por las discotecas y verbenas de toda España.

Memorable fue el guiño que le hicieron a su paisano Nino Bravo al final del concierto con la interpretación del mítico tema 'Un beso y una flor' con unos solos magistrales de batería y guitarra.

Paella de Izquierda Unida

Y dejando la noche atrás y furor que causó Casañ, la caseta de Izquierda Unida y el Partido salvó ayer el honro de la Feria de Día del festivo del lunes con su paella que lleva organizando desde hace 10 años para departir con colectivos sociales, ambientales y vecinales de la ciudad. Es una caseta que derrocha también solera y de eso sabe otro incombustible, Juan Antonio Sáez Mata, coordinador de esta formación en la ciudad.

«Nosotros estamos desde el año 1977, y desde entonces no hemos faltado a la Feria, salvo en los dos años de la pandemia», explicó a IDEAL Sáez Mata quien confirmó se trata de la caseta decana en la Feria, «porque la peña El Caballo faltó unos años». Juan Antonio ahondó en el carácter popular de esta caseta donde la gente pueden degustar la viandas al mismo tiempo que se preparan, «y se puede charlar, porque no hay música y todas las noches se ha abarrotado ».

Sáez Mata ha detectado que el producto estrella de la esta Feria ha sido el pinchito de pollo, «ahora le tira más que la carne de cerdo, y hemos vendido un total de 250 kilos, sin contar la última noche», comentó. También las chuletas han tenido mucha aceptación. El año que vienen van a apostar por los montaditos. «Este año hemos visto muchas ganas de Feria por parte de la gente», apostilló Sáez Mata.