Militantes del PP en el convento de las Madres Mínimas.

OTRA NAVIDAD

«Ni el pasaporte Covid ha logrado dar una cierta alegría a bares y restaurantes, que esperan que al menos, un cambio de tiempo, les permita una segunda parte de las fiestas más rentable»

ISABEL RECA ALTOZANO

Apenas han pasado unos días de la Navidad, día del Nacimiento del Niño Dios, que es lo que realmente significa Navidad, cuando ya podemos hacer, al menos, un análisis de lo que han supuesto estas jornadas.

Ahora llegará el último día del año 2021, Nochevieja, el primero de 2022, Año Nuevo y, como no el día 6 de enero, Festividad de los Reyes Magos. Pero hasta aquí ha sido, al menos en la ciudad de Andújar, un tanto diferente a esa anunciada nueva normalidad que tanto se ha cacareado desde la oficialidad. Hemos vivido días extraños, a los que ha venido a sumarse una intensa lluvia, por otro lado muy necesitada.

Las calles de nuestra ciudad no es que se hayan visto poco concurridas, es que hubo momentos en que aparecieron completamente desiertas. Ni el pasaporte Covid ha logrado dar una cierta alegría a bares y restaurantes, que esperan que al menos, un cambio de tiempo, les permita una segunda parte de las fiestas más rentable. Pero los días previos a la celebración puramente navideña sí que ha sido una sucesión de convocatorias dando a conocer las múltiples campañas solidarias de entidades cofrades, romeras y hasta políticas.

Los iliturgitanos hemos sido conscientes que esta pandemia ofrece dos caras muy diferentes, la de la calle de bares con terrazas y la de esas familias que por causas directas o indirectas de la pandemia, no sólo no llegan a cubrir sus necesidades, sino que su situación económica no les permite ni una alimentación adecuada. A las tradicionales campañas parroquiales, siempre destinadas a Cáritas Interparroquial, a través sobre todo de hermandades, como la del Santo Sepulcro, una de las de mayor captación, a este año la Federación de Peñas Romeras, con un furgón de alimentos. Navidad entre amigos fue una vez más uno de los reclamos a nivel institucional, como la colaboración del grupo de concejales y militantes del PP, que llevan ya 15 años aportando kilos de productos no perecederos a la ONG de la Iglesia, a la que este año han sumado las monjas trinitarias, que reparten comidas a los necesitados, diariamente y a las monjas mínimas para su subsistencias, así como gasoil al albergue de San Vicente de Paul, que recoge cada día a necesitados.

Estos gestos de caridad ennoblecen a quienes permiten aliviar la situación de las personas que acuden a Caritas durante todo el año, a través de las parroquias. Con este espíritu de solidaridad iliturgitana se nos va un año tan especial como lo fuera el 2020 o más penoso aún, por una pandemia que no sabemos cuándo nos abandonará y que cada día nos deja una persona más cercana tocada por el virus maldito.

En este complicado año, no obstante, a nivel municipal, el alcalde Pedro Luis Rodríguez dice que ha sido un año en el que se han conseguido grandes metas y se han establecido ambiciosos objetivos pensando en el futuro y «construyendo hoy la Andújar del mañana». El primer edil se muestra satisfecho de lo realizado y conseguido durante este año, sobre todo en lo relativo a aliviar la situación económica que sufren las familias afectadas por la crisis sanitarias.

Es como el resultado de un partido de futbol, en el que los de casa se hayan alzado con la victoria, con reformas y arreglos de calles y plazas, mejoras en la red de abastecimiento de agua y las dos estrellas de este año, la nueva oficina de Turismo y la nueva jefatura de la Policía Local, en cuyas antiguas instalaciones se ha instalado la primera, pero que no ha servido para satisfacer las necesidades de quienes deben velar por la seguridad local. Hay otros proyectos que se repiten año tras año y que pudieran ser las estrellas refulgentes del próximo, una vez puesta en marcha la nueva residencia de mayores y que dejarían de ser tan largos y tediosos, como el agua potable al Santuario, que está dando la impresión que se alarga para hacerla coincidir con el próximo centenario de la Aparición.