Navidad como las de antes

ISABEL RECA ALTOZANO

Este año queremos vivir una Navidad, ya a la vuelta de la esquina, como las de antes de la pandemia a pesar del covid, o con el covid. Para ello, el Ayuntamiento iliturgitano se ha puesto las pilas y se ha lanzado al ruedo con un programa de actividades dirigidas a todas las edades, sectores y barrios de la ciudad y la Junta de Andalucía nos ha traído el primer regalo de reyes con las imágenes de las obras del antiguo hospital.

En el caso de la programación navideña del Ayuntamiento, no nos va a faltar de nada, desde un alumbrado que este año ha llegado a un mayor número de calles y plazas, a tener, en colaboración con la Cámara de Comercio y el Centro Comercial Abierto, la tradicional campaña de compras o el Heraldo Real. El trenecito y hasta Cabalgata de Reyes se ha puesto en marcha en el primer caso y se prepara con entusiasmo la segunda. No faltaran ni las galas solidarias, ni los conciertos, incluso el teatro. Un año más, la iluminación decorativa de las Plazas de España y de la Constitución congregan el interés de vecinos y visitantes.

La conjunción Ayuntamiento Cámara pretende dinamizar un comercio necesitado de ventas, completado con el mercadillo navideño y una ocupación hotelera al cien por cien, dentro de la escasez del número de plazas con el que cuenta la ciudad y que pronto se verá incrementado con el nuevo hotel ya en construcción. Distinta asociaciones de comerciantes complementarán esta programación promoviendo iniciativas Y una Gala del Deporte que es de las pocas convocatorias de estas características que van quedando en la ciudad y que se encarga de elaborar la TV local Canal 45.

Eso sí, todo lo programado teniendo en cuenta las medidas sanitarias correspondientes, aunque haya actividades que difícilmente pueden cumplir, por ejemplo, con la distancia, pero que también hay que confiar en Dios y en las vacunas, en una población donde el índice de vacunados es altamente positivo. En este terreno y en el de bajo índice de casos, todos contentos hasta esperar el paso de las fiestas. Recobrar el esplendor de años pasados es el objetivo desde este puente al día 6 de enero.

En cuanto al primer regalo de reyes que nos ha traído la Junta de Andalucía ha sido el poder contemplar el estado de las obras del antiguo Hospital Municipal. Estas son de las cosas que hasta que no las ves, como San Agustín, no las crees. Fue, sino la primera, una de las primeras, no ya promesas, sino compromiso que el «gobierno del cambio» de la Junta tuvo para con la ciudad de Andújar. Conscientes del mal estado del edificio y de que en él se prestaban unos servicios sanitarios tercermundistas, cogió lo que vulgarmente se dice el toro por los cuernos y primero obras de urgencia y luego rehabilitación integral, que poco a poco se fue complicando, entre otras por el mal estado de la cúpula, Y es así como ha ido creciendo el presupuesto de la obra hasta alcanzar más de de los dos millones de euros.

Los delegados territoriales de Sanidad y Cultura han tenido que forjarse para que el proyecto no quedara, como suele ocurrir muchas veces en este país y en esta ciudad, cojo. También el Ayuntamiento se ha visto obligado a ponerse las pilas y dar solución a la capilla que alberga el recinto y que ofrece culto a los titulares de la hermandad del Buen Remedio. Vistas las imágenes del estado actual de la obra, cabe decir que este edificio histórico, declarado Bien de Interés Cultural en fechas próximas ya comenzará a prestar algunos de los servicios sanitarios que prestaba y seguirá siendo lo que siempre fue, un centro sanitario que atendrá a cuantos vecinos necesiten de las urgencias y otros servicios sanitarios que desde la reforma de la Sanidad venía haciendo. Voces en las redes sociales, en cuya polémica nobvamos a entrar, hablan ahora, no cuando el edificio estaba en ruinas, de darle diferentebcontenido al que tiene, también podía haber sido una residencia de mayores, pero ya nibes el momento, ni se dan las circunstancias.

Es la Consejería de Salud la que ha «apechugado» con el coste del proyecto y debe ser Salud la que siga prestando sus servicios. No sé si sería buena o no las otras propuestas, pero absurdas a estas alturas, cuando tan necesitados estamos de servicios sanitarios y tanto nos quejamos, sí.