La monja trinitaria Sor Ana María expone sus cuadros en la Casa de Cultura

Sor Ana María, (segunda a la derecha, entre la edil Alma Cámara y la madre superiora en el acto de inauguración. /J. C. GONZÁLEZ
Sor Ana María, (segunda a la derecha, entre la edil Alma Cámara y la madre superiora en el acto de inauguración. / J. C. GONZÁLEZ

J. C. GONZÁLEZANDUJAR

La monja trinitaria Sor Ana María (su nombre originario es Tintu Joseph Manakkil) muestra sus cuadros en la Sala de Exposiciones de la Casa Municipal de Cultura hasta el día 15 de septiembre. Este viernes se produjo el acto de inauguración con presencia de la comunidad de las monjas trinitarias de la ciudad, de conocidos artistas y de representantes políticos. La muestra lleva por nombre 'Aprendiendo a mirar'.

Sor María Ana nació en la localidad india de Ernakulam, hace ahora 31 años. Su vocación de entrega y alabanza a la Santísima Trinidad y de súplica redentora por la humanidad le hacen llegar a España en el año 2008 para ingresar en el convento de las monjas trinitarias de Andújar. Aquí ha mostrado su facilidad pasmosa para expresar su arte a través de la pintura.

Este es el motivo por el que lleva a cabo esta I Muestra Pictórica con la intención de tener la oportunidad de compartir con la ciudad que la ha acogido, y que ella hace suya, algo de la obra que silenciosamente viene realizando en su vida claustral, a través de la cual busca encontrar un lenguaje propio en el mundo de la pintura. La concejala de Cultura, Alma Cámara, agradeció a la monja trinitaria su gesto de brindar a la población todo su arte al público.

La madre superiora del covento de las Monjas Trinitarias, sor Encarnación, ahondó en la enorne raigambre que tiene la Comunidad Trinitaria en Andújar y destacó como la vida contemplativa cercana a Dios determina también en manifestación artística. «Su mensaje espiritual se capta en la belleza de sus pinceladas», describió.

Sor Ana María recordó que la afición a la pintura le viene de pequeña y rememoró como trataba de imitar los retratos que pintaban sus primos. Sus primeros dibujos los hizo a lápiz. Sus compañeras el convento de Andújar se encargaron de cultivar su afición por la pintura. Pedro Luis Aldehuela y Rafael Toribio le enseñaron los entresijos del mundo de la pintura «mi pintura trata de abarcar la variedad temática que he ido aprendiendo e los últimos años», significó.