Modernidad en la medicación para mejorar la salud y el cuidado

Sala donde se realiza el proceso de elaboración por los profesionales de la farmacia. /J. C. GONZÁLEZ
Sala donde se realiza el proceso de elaboración por los profesionales de la farmacia. / J. C. GONZÁLEZ

La farmacia de Luis Rico articula un sistema de automatización en la toma de medicamentos que evita errores y facilita su ingesta

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR Corresponsal

La farmacia que regenta Luis Rico en la calle 22 de Julio (justo en el cruce con la Corredera de Capuchinos hacia la zona de La Silera) sigue siendo un ejemplo constante de innovación y preocupación por la salud de la ciudadanía. Sus proyectos abanderan la modernidad y la vanguardia en los últimos años y eso le ha valido reconocimientos dentro y fuera de la ciudad.

Una de sus últimas iniciativas que ha implantado lleva por nombre Sistema Personalizado de Dosificación, que se ha ideado desde este botica con más solera en la provincia «porque cada vez hay más gente mayor que vive sola y al aumentar la edad se incrementan las enfermedades crónicas porque lo que el médico le receta una media de cuatro o cinco cajas de medicamentos», contextualiza Luis Rico.

Este farmacéutico explica que la edad les representa un lastre para partirlos, manipularlos y saber cuando tiene que tomárselos «y este sistema no te proporciona la medicación en caja, sino te explica como tienes que tomarlo en cada instante del día, bien en el desayuno, la comida o la cena, por lo que no hay posibilidad de confusión», esgrime Rico, quien apunta que con esta idea los medicamentos no se caen al suelo «y la manipulación de estos medicamentos se hacen en unas condiciones extraordinarias», especifica.

Otra de las motivaciones de la implantación de este sistema es la promulgación de la Ley de la Subasta del Medicamento en Andalucía «que ha incrementado la confusión al cambiar la subasta que ocasiona modificaciones en la forma, el tamaño, el color». Este sistema obliga al funcionamiento de dos programas y al mantenimiento de las máquinas «un día a la semana tenemos que desinfectar la sala, adonde solo accedemos tres personas». Por tanto tiene sus costes y la farmacia lo está ofreciendo como un servicio externalizado a las residencias «al centralizarlo todo en nuestra farmacia disminuyen el coste, aumenta la calidad y quita de responsabilidades a los trabajadores de los residencias», detalla este farmacéutico.

Todo detallado

Un programa informático recoge lo que se le debe suministrar a cada persona en cada momento y una máquina lo introduce en una pequeña bolsita o sobre que refleja el nombre del medicamento, las tomas y la hora del día «también nos indica la caducidad y si está retirado del mercado por lo que el control es perfecto, porque cada paso se revisa muchas veces», aclara Luis Rico.

Este proceso se conoce como enlistado de las pastillas y exige una precisión en los datos de los pacientes «cualquier desajuste de impresión o mal funcionamiento de la máquina lo pagamos nosotros desde nuestra farmacia», aclara este conocido boticario. Este servicio se presta en los hospitales y para las farmacias les represante un coste bastante elevado asumirlo «por lo que aumentamos nuestro volumen que abarque unas 10 residencias, porque de la clientela no podríamos mantenerlo»,objeta. Este sistema ha triunfado en Europa y en varias partes de España «y en Andalucía ha tenido problemas por la subasta de los medicamentos que nos dejaba un escaso margen de beneficio», matiza Luis.

En la provincia de Jaén su farmacia es la pionera en esta forma automatizada de enlistar y suministrar los medicamentos. «La diferencia es que todo lo preparamos desde una sala y la ventaja que posee es que se ofrecen unos sobres que reúnen las normativas europeas y españolas y va a triunfar, porque te quita de muchas responsabilidades», recalca Rico, quien resalta las condiciones higiénicas de este servicio «hay personas a las que les cuesta sacar de las caja y cortar los medicamentos y además al indicarte la toma y el momento del día sabes si te lo has tomado o no, porque se te puede olvidar, o repetir la ingesta», alega. Cada sobre o bolsita se agrupa por tomas.

Farmacia pionera en varias iniciativas en la provincia

El coste para los clientes de la farmacia es de tres euros y de las restantes asciende a cinco. A las residencias se los deja gratis. Eso sí, necesita de un buen número de pacientes para su mantenimiento. La farmacia de Luis Rico ha sido pionera en la provincia en la venta de los medicamentos por robot, en la acreditación de calidad, en el laboratorio de fórmulas y en las cajoneras. Dispone de control automático de dedo y especialistas sanitarios tienen una sala donde asesoran sobre nutrición y cuidados.