El mandato «agitado» toca a su fin

Virginia Cabezas juró su cargo ayer como concejala en el Ayuntamiento. /J. C. GONZÁLEZ
Virginia Cabezas juró su cargo ayer como concejala en el Ayuntamiento. / J. C. GONZÁLEZ

Los últimos cambios en la Corporación Municipal transforman una tercera parte de su estructura desde junio de 2015

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

La Corporación Municipal ha vivido un mandato agitado, porque se ha visto modificada una tercera parte de la estructura que inició su andadura en junio de 2015, algo inaudito en la historia de la democracia local.

Ayer, en un pleno extraordinario, juró su acta de concejal la flamante edil del PP, Virginia Cabezas Expósito (sustituye a Jesús Estrella), y se formalizó el paso al grupo de los no adscritos de los antiguos ediles socialistas Luis Salas y Jesús del Moral. Un total de cinco ediles que arrancaron el mandato ya no están en la Corporación, a los que se unen dos que han cambiado de grupo. Siete movimientos en cuatro años de 21 integrantes que conforman el pleno de la Corporación Municipal.

En marzo de 2016 el concejal del PP, Joaquín Luque, dejó el cargo esgrimiendo motivos profesionales. Le siguió por las mismas razones a los tres meses, la también ex-edil del PP, Estefanía Ramos. Las dos renuncias motivaron el regreso al salón de plenos de Manuel Fernández Toribio y de Curro Martínez. Hay que saltar a octubre de 2017, donde coincidieron dos despedidas. Una la de la antigua concejala de Cultura, la socialista María José Bueno, que argumentó su adiós «por motivos personales y para dedidarse a su labor de dinamizadora en el Centro Público de Acceso a Internet». La razón principal se debió a desavenencias con una parte del área técnica de Cultura, aunque Bueno se granjeó el cariño de gran parte de los empleados de la Concejalía del área y del reconocimiento público de colectivos culturales.

María José Bueno trató de que no transcendiera las viscisitudes que tuvo por el gran legado que dejó y del que ahora disfruta su sucesor, Juan Lucas García, que aparte de ser edil de Cultura, asume las competencias de Obras y Servicios y una liberación. El día de la despedida de María José Bueno, también se marchó el concejal popular, Pedro Alcántara, porque pasó a ser monitor del área municipal de Juventud. Y la semana pasada, se conocieron los hechos más traumáticos de Jesús del Moral y Luis Salas, que pasan a los no adscritos y dejan a un gobierno en minoría, a escasos meses del final del mandato.

Diferencias en la gestión, fracturas a nivel orgánica, trufadas con historias personales más propias de un culebrón han desestabilizado al gobierno. La socia de los socialistas en el gobierno, la andalucista Encarna Camacho, ha pedido explicaciones y le pega otro 'zarandeo'

La oposición tiene sus dudas. El portavoz del grupo Popular, Francisco Carmona, ve una crisis de gobierno sin precedentes «por falta de liderazgo del alcalde». IU recela de que se puedan prestar servicios.

El gobierno se muestran confiado. La portavoz del PSOE, Josefa Jurado, aseguró que el Consistorio «seguirá funcionando» y le recordó que en el PP se han marchado también cuatro concejales.