Las precipipitaciones han dejado un aspecto inmejorable en el entorno. / J. c. gonzález

Las lluvias de abril apenas sube las reservas del pantano del Rumblar

Eso sí, han dejado beneficios en el campo aunque el cultivo del algodón está en peligro

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ Corresponsal

Las lluvias de este mes de abril, en total han caído 52 litros en la ciudad, han supuesto un enorme beneficio para los campos de la zona y para las sementeras, pero apenas ha aumentado las reservas del pantano del Rumblar, que abastece de agua potable a las localidades del entorno y surte a los riegos del entorno.

Esta es la afirmación del jefe del servicio de Explotación de la Comunidad de Regantes del Rumblar, Rafael Delgado. El embalse solo ha subido un punto de su nivel y roza el 20%. Una de las causas es que ha caído un 30% menos de precipitaciones en la sierra que en el casco urbano, lo que no ha provocado la escorrentías que hacen rebosar los arroyos que llevan aguas a los pantanos.

Cultivos como el cereal sí que han salvado, pero el riego está muy limitado para el algodón en una zona donde prolifera su producción. «Peligra entre un 80 y un 90% en nuestro entorno, a diferencia que en otros enclaves donde sí han aumentado las reservas», precisa Delgado.

El algodón de Andújar y su entorno tiene una dotación de 500 metros cúbicos de riego por hectárea, cuando necesita unos 5.500. Los regantes de la zona han depositado sus esperanzas en la Comisión de Desembalses del próximo día 11 de mayo y en las tormentas, que se prevén hasta mediados del mes de mayo para que cambie el panorama, «porque la cosa pinta mal», alerta Delgado.