Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, a su paso por la Tribuna. / J. C. GONZÁLEZ

La Virgen de la Esperanza pasó por primera vez por la calle dedicada a su nombre

Jesús conoce su 'Sentencia' en Andújar

Conmovedor Jueves Santo andujareño con nuevas marchas para el Buen Remedio y El Gran Poder y jornadas de estrenos en la Esperanza

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

El Jueves Santo andujareño supuso el juicio sumarísimo e impío a Jesucristo por Doctor Fleming, donde recibió su sentencia. La Hermandad del Buen Remedio está preparando ese conjunto escultórico que recoge el momento en que Pilatos se lava las manos, como queriendo redimirse por una muerte que consideró injusta para limpiar su conciencia de una forma procaz, atrevida e indecorosa. De momento, ayer el paso de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia estrenó los respiraderos en carpintería y las cartelas laterales del canasto.

Las obras que se están acometiendo en la capilla del Antiguo Hospital Municipal motivó la formación del cortejo en la calle Tiradores, para goce y delectación de las personas que se apiñaron a la salida, permitiendo al Jueves Santo andujareño mostrar una imagen inédita y singular. Un año más, los costaleros mostraron su esfuerzo y presteza a llevar los pasos de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y el Buen Remedio por la estrecha y cofradiera calle Carmen, que obligó a un extra de fe y pasión. Regresó por tanto una de las estampas clásicas de la Semana Santa andujareña y también se pudieron escuchar los sones de la marcha 'Madre del Buen Remedio' que la Sociedad Filarmónica de Jaén estrenó el pasado mes de octubre en el Teatro Principal de Andújar, dentro de los actos del 'Otoño Cofrade'. Fue en Sevilla, a principios de la década de 1980, donde surgió la intención de crear esta Hermandad, bajo el amparo de la Orden trinitaria.

El Gran Poder

El Jueves Santo andujareño exhibe su vertiente más pasional, barroca y sevillana, porque a esa mirada blanca, de dolor sereno, del Buen Remedio, se sumó más tarde el paso de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, que con su furor estremeció los enhiestos muros de la parroquia de San Miguel y conmovió al callado y florido casco histórico de la ciudad que presenció con perplejidad el momento pasionista del camino de Jesús hacia el Calvario, con patetismo y elegancia. La estación de penitencia de ayer, entrelazó el luto y la sobriedad de los nazarenos con la luz del paso y los sones de la prestigiosa Agrupación Musical de Linares que ha creado la marcha 'Pater Aeternum' a Jesús del Gran Poder, que ayer estrenó la maniqueta y el guión del grupo joven que representa a Jesús hallado y perdido en el templo. Majestuoso fue el tránsito por calle Maestras, aledaña a la parroquia San Miguel, su sede canónica.

YJesús, exhausto de tanta afrenta y escarnio,no soportó los embates, la ira y cayó tres veces por Santa María, un conjunto escultórico representado por Nuestro Padre Jesús Caído, obra del imaginero Federico Coullat Valera y que procesiona acompañada por dos imágenes de Simón de Cirene y de un centurión romano.

Esta imagen se integra en la Cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza que ayer pudo lucir los estrenos del 75 aniversario como las remozadas y ornamentales bambalinas del paso de palio de la Virgen realizadas en terciopelo verde con fleco de bellota en hilo de oro, cinceladas por bordador Pedro Palenciano y salpicadas motivos vegetales. El paso de Nuestro Padre Jesús Caído estrenó el tallado de crestería. Uno de los momentos más grandiosos los vivió anoche la Hermandad a su paso por las calle Virgen de la Esperanza, al principio de la estación de penitencia y el azulejo conmemorativo, que se inauguraron en diciembre.