Rafa Torres, conductor de la empresa, y al fondo la zona de Queen Elizabeth II Brigde, de Londres. / Foto Transmado Express 2002. S. L.

El jefe de una empresa de camiones apunta a un 'caos' en las directrices que se les trasladan desde las autoridades

La fuerza de la logística en Andújar es vital en la crisis de la pandemia

El relato de un jefe y el conductor de una empresa de camiones (sector con mucho arraigo en la ciudad) revelan la importancia de su labor y el esfuerzo y problemas que soportan

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

Andújar ocupa el noveno lugar en el número de licencias de transporte en Andalucía y junto la provincia de Jaén se enclava en una situación estratégica para el desarrollo del transporte de mercancías, tanto en carretera como por ferrocarril.

Este sector está siendo vital en esta crisis provocada por el COVID-19, porque gracias a su labor la gente puede estar abastecida de los productos más básicos para el funcionamiento de la vida diaria. Pero su trabajo en estos tiempos de zozobra también conlleva sus contratiempos. Manuel Ruiz, propietario de una empresa de transporte de camiones de la ciudad, con una flota de 40 trailers y 102 empleados) ha constatado, que hasta la fecha de hoy están prácticamente la totalidad de sus empleados en actividad, salvo «dos casos de dos trabajadores nuestros que no están trabajando porque se encuentran aislados al encontrarse en riesgo».

Exigencia de claridad

Ruiz exige que se hagan los antes posibles las pruebas a la gente y lamentó como una pareja de la Policía Autonómica Vasca atrancó a dos conductores suyos en Vitoria (la empresa tiene unos pisos para sus empleados) desde donde iban a hacer un transporte urgente «iban con sus mascarillas, certificados de la empresa y toda la documentación, y unas autoridades te dicen una cosas y otras la distinta», lamenta.

El día a día es ahora más agotador en su transporte de productos de alimentación y farmacias «estamos duplicando los vehículos en nuestro transporte internacional, haciendo lo que podemos, pero no pueden pasar todos los vehículos (turismos, autobuses y nosotros) por una misma línea porque se están produciendo retrasos a los clientes». Advierte que no están claras las directrices que se envían desde el Gobierno a las autoridades. «Y esta situación provoca un caos en nuestro trabajo», refiere Ruiz.

En sus viajes diarios tienen que soportar parones de cinco a seis horas en las fronteras «con las mercancías que llevan cosas perecederas tenemos muchos problemas». Ruiz comenta que sus empleados están viviendo la situación con miedo «nosotros les proporcionamos todo el material de protección y tenemos que asumir costes grandes», comenta.

Enrique Calzado, un conductor de la empresa, relata como lleva productos de Almería a la zona de los Países Bajos «salimos de Andújar dos conductores para hacer tiradas muy largas y nos vamos turnando cada cuatro horas y media hasta que hacemos nuestra primera parada en París «llevamos nuestra nevera, con nuestra comida que traemos de la casa y no vamos a sitios donde hay muchas aglomeraciones», Todos los empleados llevan su documentación pertinente y están provistos gorros, mascarillas, desinfectantes que son esenciales en estos días.