PRESENTACIÓN DEL CARTEL DE LA ROMERÍA DE LA VIRGEN DE LA CABEZA EN EL CÍRCULO DE BELLAS ARTES DE MADRID.

DE FITUR A SIMOF

Ha llegado la época de «vender» Andújar en ferias y certámenes.

ISABEL RECA ALTOZANO

Ha llegado la época de «vender» Andújar en ferias y certámenes. Todo comienza con Fitur en la capital del reino, donde nos empeñamos en hacer de la Romería el mayor reclamo de luna ciudad que tiene y le queda mucho por vender. Por antigua e importante que sea nuestra romería, que lo es, no debe ser la única baza a jugar en tan importante feria como Fitur, donde además, este año el cartel refleja la imagen sin más motivo del entorno que esos días le rodean.

El turismo religioso es vendible, pero no a palo seco, máxime cuando al ritmo que llevamos y quieren llevarnos, lo que es la ciudad en sí poco compendio de romería, salvo el jueves de la ofrenda de flores que sigue siendo apoteósico, pues lo que es el viernes o se le da otro giro y no el de la recepción a treinta kilómetros sierra arriba o se nos muere. Y no digamos ya el sábado, donde el caballo protagonista por excelencia en otros tiempos, disminuye su presencia cada año hasta en algunos de los máximos cargos, por no hablar de las jamugas, o sea mujeres en sillón sobre un mulo.

De ahí que, la presentación del cartel, por lugar privilegiado que se le elija, se ha quedado en puro formulario, donde acuden, los que acuden con escasa relevancia. No se puede apostar todo a una y a la declaración de la Romería como Fiesta de Interés Turístico Internacional, por mucho que nos lo merezcamos por ser una o la más antigua de la romerías de España o de las más multitudinarias si quieren.

El alcalde ha debido percatarse del panorama y ahondó en otro acto de la feria en la potencialidad turística de Andújar, promocionando los muchos motivos por los que visitar la propia ciudad, a través de un video promocional, insuficiente, pero por el que algo se empieza, con un parque natural como el que tenemos que incluso promotoras extranjeras andan invirtiendo en apartamentos turísticos a todo lujo, conocedoras del reclamo, por ejemplo cinegético o fotográfico que posee, con un incremento de visitantes de más del 40% y que no vemos ni oímos difundir por los medios de comunicación, Pero también existen otras actividades que no se promocionan lo que debieren, cual es el caso de Anducab o Andújar Flamenca , además de un rico patrimonio cultural y artístico, desconocido incluso hasta por los propios vecinos.

Y ahora, el fin de semana siguiente SIMOF, el certamen de la moda flamenca, donde la ciudad de Andújar se ha ido abriendo hueco, por obra y gracia de la Cámara de Comercio y sus impulsores, que le lleva, en esta edición, incluso no siendo Jaén la Provincia invitada, Andújar tenga un papel preponderante en la pasarela principal. El traje de gitana, flamenca, volantes o como quiera denominarse, siempre estuvo en la ciudad de Andújar como una parte de su artesanía, sin que se le diera el lugar que le bcorrespondía y ha sido por obra, arte y tesón de Andújar Flamenca y sus promotores, el que ha llegado a ser, no sólo un relamo para desplazarse hasta la ciudad, sino un factor económico a tener en cuenta, con diseñadores propios, además de talleres y comercios especializados.

Como para todo ello es necesario «lavar la cara» a la ciudad, he aquí que las Administraciones se han puesto las pilas Y no sólo la Junta de Andalucía se ha embarcado en viejos proyectos pendientes como la muralla, sino que ha impulsado la integración del río Guadalquivir en el casco urbano con las obras en el Paseo de Colón puesta en valor de los aspectos turísticos, culturales y patrimoniales de Andújar, dice el delegado Jesús Estrella por situarse esta actuación en el entorno de la muralla de la ciudad.

Mientras el alcalde Pedro Luis Rodríguez, dicho y hecho, ha comenzado con las obras de la Plaza de la Constitución, a las que tras la Romería seguirán la de la Plaza de España y a saber si otras más. Y hasta Junta y Consistorio planean ya alternativas de arreglo del puente romano en alarmante estado de deterioro que exige de su urgentearreglo, según acta de pleno de los años ochenta del pasado siglo, que ahora se ha retomado.