La empresa incrementa su cartera de envasado a cadenas comerciales «pese a las exigencias»

La firma de un convenio colectivo en Sovena (Koipe) garantiza la estabilidad

Aceite envasado en la planta. /web SOVENA
Aceite envasado en la planta. / web SOVENA

Tendrá una vigencia de cinco años en su planta iliturgitana, recoge pequeñas mejoras salariales y sociales en una época difícil para el sector del aceite

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDUJAR CORRESPONSAL

El comité de empresa y los responsables de la planta de Sovena en Andújar (antigua Koipe) han firmado un convenio colectivo «satisfactorio para ambas partes», ha concretado el presidente del comité de empresa, Francisco García Palomino. Además, ha precisado que esta rúbrica ha llegado en un momento no especialmente boyante para el sector del aceite «los precios han bajado, las ventas están mal y existe mucha incertidumbre en el mercado», ha afirmado.

Las negociaciones arrancaron el pasado mes de noviembre y culminaron hace dos semanas. «Nuestra premisa ha sido proporcionarle una mayor estabilidad a la empresa y teníamos que realizar unos ajustes y solo hemos hecho unas pequeñas mejoras de salario y para que se hagan nuevas contrataciones», ha desgranado. Este convenio colectivo se ha firmado para los próximos cinco años.

Este grupo también ha aumentado su distribución a grandes cadenas comerciales «las perspectivas no son malas tal y como está el sector». Si bien en una que venían envasando ha reducido su presencia, se ha introducido en dos nuevas cadenas. «Yeso que la campaña de la semilla de girasol ha sido mala y cara de precio», apunta Cabello.

Empleados

La planta de Sovena en Andújar consta de 120 empleados, más los puestos indirectos que se generan de limpieza, mantenimiento y seguridad.

Francisco García resalta que con la firma de este convenio se van a mantener los puestos de trabajo en el centro de producción de la ciudad «hemos pasado por muchos avatares, porque llevo 37 años en la empresa y hemos sufrido Expedientes de Regulación de Empleo y la peor etapa que padecimos con SOS Cuétara, que fue en mi opinión la época más nefasta, porque se llevaron marcas nuestras». No guarda tampoco un gran recuerdo bajo la gestión de Deoleo «y los actuales responsables de la planta son muy serios a la hora de trabajar y vamos paso a paso con perspectivas de futuro», apostilla.