Felipe VI asiste al funeral del cardenal Estepa, natural de Andújar

Felipe VI asiste al funeral del cardenal Estepa, natural de Andújar

El religioso fue el primer arzobispo castrense y uno de los responsables de la revisión del catecismo español en los años 90

EFE

Felipe VI ha asistido este martes al funeral del arzobispo emérito castrense José Manuel Estepa, fallecido el pasado domingo a los 93 años, que se ha celebrado en la iglesia catedral de las Fuerzas Armadas de Madrid y en la que se ha leído un mensaje del papa Francisco en su memoria.

La misa fúnebre ha precedido al entierro en la misma iglesia de los restos del cardenal Estepa, quien fue el primer arzobispo castrense y uno de los responsables de la revisión del catecismo español en los años 90.

Al funeral han asistido el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, su antecesor, Antonio María Rouco, el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, el de Barcelona, Juan José Omella, y los de otras diócesis.

También han estado los jefes de los tres Ejércitos, Francisco Javier Valera (Tierra), Javier Salto (Aire) y Teodoro López Calderón (Armada), el ya ex director del CNI, general Félix Sanz Roldán y el ponente de la Constitución Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón.

A la llegada a la iglesia, el rey ha saludado al arzobispo castrense, Juan del Río, y, a continuación, ha dado el pésame a los familiares del cardenal Estepa, entre ellos, una hermana, un hermano y varios sobrinos.

Al pie del altar, se ha situado el féretro, cubierto por una bandera de España, así como el báculo, la mitra y un retrato del cardenal fallecido.

En su homilía, Del Río ha ensalzado el papel que Estepa tuvo durante la Transición cuando fue auxiliar del cardenal Vicente Enrique y Tarancón.

«¿Acaso se puede entender la Transición sin la fuerza de la Iglesia buscando la reconciliación?», ha afirmado Del Río, quien ha definido a Estepa como «un hombre dialogante, que sabía escuchar» y «un pastor renovador».

También ha subrayado que fue una persona que «sufrió enormemente con los españoles los años de plomo de ETA», cuando tuvo que oficiar numerosos funerales de militares asesinados por la banda terrorista como vicario general castrense, cargo que ocupó a propuesta del rey Juan Carlos desde 1983 a 2003.

Otro rasgo que ha destacado de Estepa es que fue «un servidor cercano y leal a los reyes sin hacer ruido y sin aparentar nada».

«Sirviendo a la Corona, sirvió también a la reconciliación de los españoles», ha incidido sobre el cardenal Estepa, natural de Andújar (Jaén).

Del Río ha leído un mensaje del papa Francisco dirigido a los familiares y sacerdotes castrenses en el que expresa su «cercanía espiritual» a Estepa por su «generoso servicio a la iglesia».

El arzobispo castrense ha manifestado su agradecimiento a la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, por ser una de las primeras en llamar para mostrar sus condolencias.

Robles no ha podido asistir al funeral al estar presente en el debate sobre la investidura que se celebra en el Congreso.

De igual modo, ha agradecido el telegrama de pésame que enviaron los reyes en el que destacaban del cardenal Estepa «sus grandes cualidades humanas, su labor pastoral con las Fuerzas Armadas, su gran conocimiento, sensibilidad y sabiduría, así como su cercanía» a la Familia Real.

Estepa fue uno de los miembros de la jerarquía eclesiástica que participaron en la boda de los reyes en 2004 y durante su cargo como arzobispo castrense, los reyes Juan Carlos y Sofía inauguraron en 1985 la iglesia catedral de las Fuerzas Armadas, cercana al Palacio Real.

Durante la ceremonia religiosa, se ha interpretado el himno de España y el de la «La muerte no es el final» y se ha cerrado con aplausos y vivas al rey.

A la conclusión, ya de manera privada, se ha dado sepultura a los restos del cardenal Estepa junto a los nichos de otros arzobispos castrenses.