Viajeros esperan su autobús en la estación el pasado martes en la estación iliturgitana. / J. C. GONZÁLEZ

La estación de autobuses y la piscina cubierta se «hallan en el limbo administrativo»

Problemas surgidos en los procesos de licitación han mermado sus prestaciones, mientras se buscan soluciones

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

Dos servicios tan importantes que se prestan en la ciudad, como es el de la estación de autobuses y de la piscina cubierta, están «tocados y en el aire», y todo porque sus últimas licitaciones han quedado desiertas o se han paralizado, lo que ha desatado el debate político en la ciudad y la preocupación de los usuarios.

Fuentes de empresarios que optan a la concesión del servicio de la estación de autobuses, han indicado a esta redacción que las ofertas económicas que se han presentado son muy bajas, «lo que merman de forma considerable la rentabilidad de este servicio». Es cierto que en estos últimos seis años la estación de autobuses han ganado en más empaque con la recuperación de la cafetería y las obras de mejora con la implicación de una operadora que lavó la imagen del recinto, porque en los años precedentes estuvo 'abandonada a su suerte'.

Una vez terminada la convocatoria y culminada la concesión, que ha tenido una duración de cuatro años, se ha lanzado otra oferta, «que ha reducido el presupuesto a la mitad, lo que ha ahuyentado a las empresas porque deben de acometer gastos de personal, mantenimiento y seguridad con unos precios muy bajos, porque los número no dan, por lo que los pliegos quedan vacíos», remarcan esta fuentes.

La actual concesionaria lleva más de un año con el servicio prorrogado y una solución que se ha barajado es la implicación de dos empresarios de la ciudad que actualmente llevan el servicio de cafetería, que serían intermediarios entre la empresa concesionaria y el Ayuntamiento, con el compromiso de llevar a cabo unos servicios. El aval de estos dos emprendedores es su conocimiento del servicio y su buena relación con las empresas operadoras de transporte, que tienen sus líneas en la estación de autobuses de la ciudad. La idea que plantean es constituirse en empresarios para salvar esta situación, si el Consistorio no puede consumar el proceso de licitación de del servicio.

En la actualidad, desde la Estación de Autobuses de la ciudad, se puede ir a cualquier sitio de España, e incluso a todos los puntos del extranjero, como Milán, Roma y París. Los peligros que entrañan la prórroga de esta concesión es el posible cierre otra vez de la cafetería, que no se limpie correctamente o que no funcionen los extintores o se limiten los servicios de puntos de información, entre otras consecuencias. Otro contratiempo es la mala imagen que se da del municipio, porque la estación es el escaparate de la ciudad, porque mueve una cifra de 46.000 viajeros al mes. Esta tesitura se produce cuando el Consistorio proyecta mejoras, a través de los fondos EDUSI, como el cerramiento, la insoronización a la instalación de cámaras de seguridad.

Piscina cubierta

La piscina cubierta está pasando casi por la misma tesitura. Es un servicio que se viene prestando desde el año 2006 y ha mejorado la calidad de vida de millares de personas de la ciudad y de pueblos de alrededor, aparte de que ya su oferta lúdica ya está muy extendida e implantada en el municipio. Las distintas correcciones al expediente de licitación han motivado la reacción de Andalucía Por Sí. Su portavoz municipal, Encarna Camacho, ha afirmado que la empresa que en la actualidad presta el servicio, «lo hace sin contrato». Recordó como en enero se sacó el pliego de condiciones, «y hay alegaciones que obligan a anular el expediente, en mayo se vuelve a sacar y en junio se paraliza por irregularidades que paralizan el expediente, por lo que hay que empezar de nuevo», lamentó la edil andalucista.

Desde el gobierno se le recordó que es un servicio esencial. «por lo que está garantizado mientras dura la licitación y estamos en disposición de arreglar todas las deficiencias, como ocurrió con el servicio de ayuda a domicilio que también se nos criticó y ahora han apoyado la renovación», terció. Los gestores del Ayuntamiento acusan a la oposición de enfrascar y embarrar la vida política de la ciudad, «cuando hemos atravesado una pandemia y numerosas dificultades y en vez de ayudar solo se han dedicado a ponerlos palos en las ruedas», recriminan,