Entrega de diplomas a las personas participantes. / J. C. GONZÁLEZ

La Escuela de Discapacidad de Verano ha trabajado por el bienestar y la integración

En total han participado 37 alumnos y alumnas de diferentes edades

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

La Escuela de Verano de Discapacidad, puesta en marcha a través de la concejalía de Políticas Transversales Acción Social e Igualdad, ha dado por concluido su periplo.

Este programa ha estado dirigido a personas con diferentes discapacidades psíquicas del municipio y ha tratado de ofrecer un espacio adaptado para el impulso del desarrollo, la integración y el bienestar de estas personas con necesidades especiales, mediante el desarrollo de talleres y actividades durante los meses de verano.

En total han participado 37 alumnos y alumnas de diferentes edades que han podido disfrutar de numerosas iniciativas socioculturales y deportivas, así como otras dinámicas en las que se han trabajado valores como la cooperación, la tolerancia, el respeto por el medioambiente o la inclusión. El alcalde, Pedro Luis Rodríguez, quien asistió a la fiesta de clausura junto con la edil de Políticas Transversales, María Jesús Expósito, indicó que este tipo de propuestas, «son más que necesarias para el buen desarrollo y la participación social de las personas con capacidades diferentes de nuestro municipio, un sector de la población muy vulnerable y que ha sido uno de los que más ha sufrido la situación de la pandemia», remarcó el primer edil.

La monitora, Encarnación Puig, hizo un balance positivo, «hemos roto la rutina del año, y trabajar con estas personas es reconfortante», dijo. Puig indicó que las actividades educativas se han mezclado con las lúdicas y de entretenimiento. «Aquí todo el mundo hemos disfrutado», apostilló.