Jesús Estrella, ejerciendo su derecho a voto el pasado domingo, el colegio Félix Rodríguez de la Fuente acompañado de Juan Bravo. / JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ

Dios y el César

Fue este pasado domingo, día 19 de junio de 2022 para enmarcar con mayúscula, en la historia de Andalucía.

ISABEL RECA ALTOZANO

Fue este pasado domingo, día 19 de junio de 2022 uno de esos días que se califican con el manoseado adjetivo de histórico, pero que yo me voy a permitir de afirmar que fue un día para enmarcar con mayúscula, en la historia de Andalucía.

La mañana amaneció radiante y con una inesperada temperatura, tras los días calurosísimos, de altas temperaturas físicas y políticas. Quiso Dios, que aunque no fuera jueves, reluciera más que el sol en la mayoría de las provincias andaluzas, dado que salvo Granada y Sevilla , que lo habían celebrado el mismo jueves, en el resto de las provincias fuera la Festividad del Corpus Christi, lo que hizo que la población saliera a la calle con el doble motivo, adorar al Santísimo y con seguir un 'cesar', porque un cesar fue el que se alzó , al final de la jornada electoral, con una holgadísima mayoría absoluta que nadie, creo esperaba.

La llamada del líder, Juanma Moreno a poder gobernar sin apoyo alguno y con suficiencia numérica superior a la suma de toda la izquierda, hizo que, por veza primera, el mapa de Andalucía se tiñera de azul PP. No fue Andújar una excepción, como casi nunca lo suele ser según la tendencia, en todas y cada una de las convocatorias electorales. Pero que el PP ganase en todas y cada una de las mesas sí que fue un caso a anotar y a tener en cuenta en la historia de la democracia de la ciudad iliturgitana.; la otra tendencia, es decir la que el PSOE fuera ganadora en todas y cada una, no se dio. Con las cifras en la mano y con los casi treinta puntos porcentuales por encima, los resultados son para analizar y sino extrapolar, si a tener en cuenta para futuras convocatorias.

Como dicen los grandes expertos en este tipo de análisis, existe, en Andújar también y está demostrado, un voto fluctuante al que nada ni nadie le pone barreras ya. Ni el miedo a que viene la derecha, ni las falsas o medias verdades sobre la Sanidad y la Educación, ni incluso esas puestas en escena a las puertas del Hospital, han servido para que los vecinos de Andújar hayan reconocido un trabajo, no solo ya a nivel andaluz de estos casi cuatro años, sino del que esta ciudad se ha visto beneficiada. Aquella lista de medio centenar de reivindicaciones al gobierno de la Junta, primero del PP al PSOE y luego viceversa, se ha visto reducida, aunque queda mucho de ella, como tarea para esta legislatura, con cuatro años por delante, sin obstáculos en los Presupuestos autonómicos.. Con una participación algo superior a las autonómicas de 2018, pero inferior a las municipales, no sólo PSOE Y PP han intercambiado cantidades, en las locales a favor del PSOE 7546 y PP 6205, y en las autonómicas PP 7879 y PSOE 6916, sino que el domingo han sido PP 8614 y PSOE 3754: Lo que llamamos extrema izquierda, ahora con Adelante Andalucía y Por Andalucía, juntos o por separado su cifra está en torno a los 1.500, numero arriba o numero abajo, pasando a ser la cuarta fuerza en la localidad. Que Ciudadanos era irrelevante, al igual que en el resto, lamentable, pues en sus filas hay personal, a todos los niveles de valía las hay. El caso Vox, como de España para abajo, no podemos, porque es una realidad y en Andújar con nombres y apellidos, de desencantados, mayormente de los populares, aunque los hay que han pasado por diferentes formaciones ideológicas, desde las más centristas. Pero su realidad, a nivel local, está en que de ser prácticamente insignificantes en las autonómicas de 2018, en las elecciones municipales de 2019 ya alcanzaron 844 votos, que han pasado a 2601, tercera fuerza política, lo que me atrevería a decir que han recogido, no sólo ya a esos populares no tan moderados, sino algunos que otros desencantados de otras ideologías.

Con todas estas cifras y como señalaba y señalan los expertos, en Andújar existe un voto fluctuante de personas moderadas, que les gustan que les solucionen sus problemas y no que se los creen. Que están hartos de mentiras, engaños o al menos medias verdades, y que quieren prosperidad, trabajo digno y menos subvenciones, salvo que sea para el progreso y desarrollo de la pequeña y mediana empresa, de la que está llena nuestra ciudad, y si de camino, aprovechando el valioso personal que anda con responsabilidad en el gobierno autonómico actual y los que pueda haber en el próximo, de nuestra tierra, trabaja, como hasta ahora por Andújar, podremos sentirnos satisfechos de haber cumplido, el pasado domingo, con la máxima de «A Dios, lo que es de Dios y al Cesar, lo que es del Cesar».