El Cristo Resucitado pasea jubiloso en Andújar el triunfo de la vida sobre la muerte

Cristo Resucitado a su salida del templo de San Eufrasio. /J. C. GONZÁLEZ
Cristo Resucitado a su salida del templo de San Eufrasio. / J. C. GONZÁLEZ

La procesión coincide con la publicación de banderas de la Virgen de la Cabeza

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ Andújar CORRESPONSAL

Andújar andaba en la mañana de hoy estupefacta porque no encontraba a Jesús en el Sepulcro. Pero muy pronto, a primeras horas, la conmoción se ha tornado en alegría cuando han visto al Salvador transitando triunfante por el templo de San Eufrasio.

El Cristo Resucitado ha mostrado ese paso jubiloso en insondable de la muerte a la vida, de las tinieblas a la luz y de la desesperanza al gozo. Ha salido pasadas las nueve y media de la mañana del templo de San Eufrasio para saludar a los niños y niñas del colegio San Rafael, a una desconsaloda Virgen de las Angustias que hace dos días acogía en sus brazos a un Jesús moribundo y a los mayores del colegio San Rafael, bajo los sones de la banda de cornetas y tambores de Lopera y Marmolejo.

Las cofradías de Gloria de la ciudad han completado el cortejo, donde ha tenido su protagonismo la Hermandad de San Eufrasio, que comparte sede canónica con la Cofradía del Cristo Resucitado, que cumple 12 años como tal. La procesión del Resucitado se viene desarrollando en Andújar desde 2006 y su obra es de Manuel López, por lo la ciudad ha visto como se corona la Pasión de Jesús, con la alegría final de la Resurrección.

La procesión del Cristo Resucitado se produce en una mañana jubilosa y ebria de esperanza para Andújar, porque coincide con la segunda jornada de publicación de banderas de la Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza. El gozo del Resucitado se ha mezclado con el crujir de los cohetes.