Llegada de la Nuestra Señora del Buen Remedio a la parroquia de Santa María la Mayor. / J. c. gonzález

La ciudad empieza a sentir el fervor y bullicio cofrades

Gran y solemne acompañamiento al traslado esta mañana de la Virgen del Buen Remedio y al Rosario vespertino de la Paciencia

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

La ciudad empieza a recobrar ese bullicio y sentir cofrade tan arraigado y profundo, que muestra a lo largo del año y que la pandemia abortó de lleno, para pena y aflicción de este mundo que articula muchos sentires y actividad.

Esta mañana se ha producido el traslado de la imagen de María Santísima del Buen Remedio desde su capilla del Antiguo Hospital hasta la parroquia de Santa María la Mayor, en una aurora del Día de la Hispanidad muy especial. El traslado viene motivado por la evaluación que el Ayuntamiento está realizando en la capilla. Este hecho provocó esta pequeña procesión solemne, que desató un estallido de alegría en el seno de la Hermandad. «Estamos gozosos porque tras año y medio y dos Semanas Santas volvamos recobrar la normalidad en el seno de las cofradías», confesó el hermano mayor del Buen Remedio, Ángel Luis Calzado.

Este miércoles día 13 de octubre, comienza el triduo en Santa María la Mayor y el sábado se celebrará la Función Principal en la misma parroquia. Esta celebración coincide en plena conmemoración de los 38 años de la Fundación de la Hermandad. El domingo 17 de octubre se producirá el traslado de nuevo a la capilla. Calzado trasladó el deseo de que tras la evaluación del edificio de la capilla del Antiguo Hospital Municipal, comiencen pronto los trabajos de remodelación.

Rosario

Y la Hermandad de la Paciencia pudo celebrar el pasado viernes su tradicional rosario vespertino por las calles aledañas a la iglesia de Santa María. Supuso el primer acto público en la calle de las cofradías en esta pandemia. «Después de dos años sin dar culto público a nuestras imágenes, teníamos ganas de volver a la normalidad, dentro de las normas que nos impuso el obispado, y todo salió muy bien con la asistencia de la gente y porque se cumplieron las normas», destacó el hermano mayor, Luis López.