Viña Gisbert, construida por Corbella en 1932 en la sierra andujareña. / WEB ARQUITECTURA DE ANDÚJAR

La ciudad se apresta a ensalzar la figura del gran arquitecto José Corbella

Unas jornadas divulgarán al constructor de la ermita (ayer se cumplió el centenario), de la viña Gisbert y de la casa de Luis Aldehuela

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

Ayer viernes día 15 de octubre se cumplieron 100 años de la inauguración de la ermita de la Virgen de la Cabeza de la calle Ollerías. Fue construida por José Corbella, al que se le van a dedicar unas jornadas que darán a conocer la figura de este arquitecto, que ha dejado su legado en varias zonas del municipio de Andújar.

La Asociación Amigos del Patrimonio, junto con el Instituto de Estudios Gienenses, la UNED, el Ayuntamiento y la Cofradía Matriz han programado unas jornadas que darán a conocer la figura de Corbella que construyó casas tan emblemáticas como la de Luis Aldehuela, la de la familia Crespo González -que se convertirá en un hotel-, y la viña de Gisbert.

El presidente de la Asociación Amigos del Patrimonio de Andújar, Luis Pedro Pérez, señala que la capilla de la Virgen de la Cabeza es una joya del neogótico, «pero su fachada está muy castigada porque tiene más de 200 puntas», de ahí que demande su limpieza para que tenga un mejor aspecto. «Porque se pasa mucha gente de Andújar». Por su parte, el secretario de este colectivo, Juan Vicente Córcoles, pide una calle en la ciudad para Elvira Pérez d Vargas, quien fue la persona que sufragó las obras de la capilla. «Esta mujer ha dado mucho a Andújar y ha hecho obras humanitarias», justifica Córcoles.