El Centro de Acogida e Inserción San Vicente de Paúl cumple 20 años

Francisco Cubilla Reca durante su intetvención en la Eucaristía. /J C. GONZÁLEZ
Francisco Cubilla Reca durante su intetvención en la Eucaristía. / J C. GONZÁLEZ

En estas dos décadas ha acogido a 14.652 personas necesitadas y ha seguido la vocación de servicio de su fundador y de la Medalla Milagrosa

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZANDUJAR CORRESPONSAL

Hoy lunes abre sus puertas una nueva temporada el Centro de Acogida San Vicente de Paúl en un año muy especial, donde cumple su 20 aniversario. En estas dos épocas de andadura se ha afanado por mejorar las condiciones de vida de los pobres y las personas sin techo, a través de sus talleres de inserción socio-laboral y de sus servicios de pernoctación, comida y aseo.

El pasado viernes día 27 de septiembre, se celebró en la parroquia de la Divina Pastora la festividad de San Vicente de Paúl, que ha dejado su huella de servicio al necesitado en la ciudad. La Eucaristía sirvió para infundir de amor, fe y estímulo a los profesionales y voluntarios que se integran en el centro, que nació al amparo en la ciudad de la Asociación de la Familia Vicenciana de Andújar, donde se agrupan las conferencias de San Vicente de Paúl, la Medalla Milagrosa, las comunidades de la parroquia de la Divina Pastora y Cáritas.

El director del Centro de Acogida e Inserción San Vicente de Paúl, Francisco Cubilla Reca, indicó que un total de 14.652 personas han pasado por el centro, de las cuales 229 se han acogido al programa de inserción «y sabemos que 95 han terminado su proceso», aseguró Cubilla en el discurso de inauguración. Precisó que 124.525 comidas se han repartido entre desayunos, almuerzos y cenas. Agradeció la labor de las personas voluntarias, responsables, colaboradores, a todos los socios y socias de la Familia Vicenciana de Andújar, a las entidades, a las administraciones, que «habéis hecho posible que hoy estemos aquí hablando de estos 20 años», afirmó.

También siguió reclamando el apoyo de la ciudadanía y de las administraciones «necesitamos que no solo los pobres no preocupen sino que nos ocupen», proclamó el responsable del centro.