Beatriz Martínez en una de sus actuaciones.

Este verano va a participar en el escenario principal del mejor festival del mundo de dj, s

La célebre artista que espera al apoyo de su ciudad

La afamada DJ 'B Jones', la andujareña Bea Martínez, actúa este sábado en Andújar, algo que le emociona y le llena de orgullo

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

La afamada y reconocida mundialmente Dj 'B Jones' actúa en la noche de este sábado en la sala Lola' s de la ciudad. No será una actuación cualquiera, porque esta artista internacional y residente en Ibiza, regresa a su tierra natal, la Andújar que le vio pasar su infancia y parte de su adolescencia, hasta que partió a buscar otros horizontes que la han llevado a la cúspide de la música electrónica. «Para mí será especial y me llenará de mucho orgullo y responsabilidad, porque voy a estar arropada por mis familiares y mi gente, algo que antes no había sucedido, y eso que he actuado en Jaén en un festival donde ya tuvo una acogida increíble», confesó a IDEAL con emoción. Esta vez la verán sus familiares y amigas de la infancia, «con las que estuve en el colegio», rememora esta reconocida artista de la música electrónica, que ha causado furor por discotecas y festivales de medio mundo.

Detrás de este nombre artístico que la ha lanzado al estrellato, en un mundo donde solían triunfar los varones, se esconde Bea Martínez, la iliturgitana que no se olvida de su cuna y de sus raíces y que viene a su tierra con una alforja cargada de emociones que no han borrado en absoluto la fama.

Beatriz abandonó su ciudad natal a los 15 años y aunque solía venir en épocas a ver a familiares y amigos, su vida transcurrió a caballo entre Madrid e Ibiza. Estudió en el colegio Madre del Divino Pastor de su ciudad natal y recuerda a sus profesoras como la madre Marta y de Mari Carmen, entre otras. Pues la música electrónica ya empezó a encender el alma de Bea en Andújar, «tenía un cuñado que era Dj y entonces en las fiestas a las que iba se fue despertando mi interés, pero era muy niña y nunca pensé que eso no era para mí», relata. Pero ya en Ibiza, donde empezó a trabajar de camarera, vio como mujeres se dedicaban a la música electrónica, «pues me di cuenta que era para mí, pero fui madre muy pronto, por lo que tuve que trabajar mucho», rememora.

Hace 10 años emprendió su aventura ya de lleno este mundo, «empecé pinchando sola en clubes de Madrid y una gente me contrató para una discoteca de Tarragona que me llevó hasta la célebre Pachá y en este verano fui elegida en el concurso de los 40 Principales, todo pasó muy rápido y en un breve periodo de tiempo», cuenta. Tras esta rutilante y triunfal experiencia participó con la discoteca Pachá Ibiza por su gira mundial. La persona que hoy en día es su manager fue quien la impulsó y proyectó en el mundo de la música electrónica. «Es mujer como yo. nos lanzamos a la aventura y hemos conseguido todos estos logros».

Al más importante

De hecho, este verano acudirá a los festivales más importantes de Europa, entre los que se halla el Tomorrowland, el festival más importante del mundo de música electrónica que se celebrará en julio en la localidad belga de Boom y que congregará a unas 600.000 personas de casi 200 nacionalidades distintas. «Además lo haré en el escenario principal y seré la primera persona de España que lo haga, porque en este festival hay 40 escenarios y en el principal es donde pasan todos los grandes», cuenta orgullosa, porque aquí resalta su condición de jienense.

Beatriz está experimentando un vértigo por todo lo que le está sucediendo pero tiene la sensación de que lo bueno está por llegar, «creo que ir a esta festival va a suponer un paso más en mi carrera y vender más mi música. El talento y el trabajo son las bases donde se asienta el triunfo de esta mujer que ha superado todos los obstáculos que se le han presentado por el camino. También acaba de lanzar su propio sello discográfico y a aparte del Tomorrowland emprenderá una gira. Pero ahora, espera que este sábado por la noche le arrope su gente, la que le vio crecer, «me haría mucha ilusión», anhela.