La Casa Hogar de Cáritas acentúa la familiaridad en el Mes del Mayor

La Eucaristía inició los actos programados. /JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ
La Eucaristía inició los actos programados. / JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ

Todas las actividades programadas con motivo de esta festividad ponderan su impronta hogareña y les acerca también a las sociedad

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZANDUJAR CORRESPONSAL

La Casa Hogar Andrés Cristino, gestionada por Cáritas, celebra el Mes de Mayor con una serie de actividades que acentúan su impronta hogareña y familiar con sus residentes y les inserta en la comunidad iliturgitana.

La agenda ha arrancado con una Eucaristía, como ya es tradicional en esta celebración, así como la designación de 'residente del año', reconocimiento que este año ha recaído en Rosalía Soriano Ortega, que lleva 11 años justos en este hogar para personas de edad de Cáritas, porque entró el día 1 de octubre. La comida de convivencia y la excursión a la localidad de Torreblascopedro se suman a los actos. También se va a implicar en las actividades que desarrolle el Área de Mayores del Ayuntamiento. «Uno de nuestros objetivos es que nuestros mayores se inserten en la sociedad», comenta la directora, Lourdes Roldán Hermosilla.

Peregrinación Blanca

Uno de los días señalados de este intenso calendario de este mes de octubre es la participación en la Peregrinación Blanca el próximo domingo día 13 de octubre, donde la Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza y la Orden Trinitaria dedican una jornada de devoción en la basílica menor y Real Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza a los enfermos y mayores, quienes tienen la oportunidad de besar el manto de 'La Morenita', en una jornada emotiva y que deja escenas entrañables.

A este programa se añade las acciones formativas y el proyecto 'Nuestros Mayores' que contempla el ayuda de Servicio a Domicilio y el acompañamiento del voluntariado a las personas que viven solas en sus casas. También se complementa con el de 'Raíces', donde ya se atiende a personas con discapacidad y el de animación comunitaria dentro de las parroquias. «Además este año vamos a poner en marcha desde Cáritas el programa 'Apadrina a un Abuelo', que conlleva el acompañamiento a un residente», agregó la directora.

La Casa Hogar de Cáritas se ha convertido en un referente en la atención de las personas con edad, junto con la casa tutelada de Torredalcampo «trabajamos en potenciar la autonomía de estas personas y buscamos un modelo más hogareño y familiar en la que las terapias se centran en las actividades que estas personas han realizado a lo largo de toda la vida, como planchar y cocinar » explicó Roldán. Por eso, ocho profesionales trabajan con los 10 residentes «el trato es muy personalizado y ellos se siente muy libres, como si estuvieran en su hogar y, además, reciben mucho amor y cariño algo que valoran mucho», apostilla Roldán.