Últimos retoques al futuro hotel. / JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ

Cambio de tercio

ISABEL RECA ALTOZANO

Cambio de tercio y nunca mejor expresión, cuando el propio pregonero oficial de las Fiestas de San Eufrasio, Ángel Hernández Gil, se proclamo amante de la Fiesta Nacional. Hemos cerrado el ciclo de actos y cultos en honor de la Patrona la Virgen de la Cabeza con la procesión de su imagen por las calles y plazas de la ciudad, tras su novena celebrada en la iglesia parroquial de San Miguel, el pasado sábado, y hemos abierto el de los actos y cultos en honor del Patrón, San Eufrasio. Fue el Pregón Oficial, organizado por la hermandad, el punto y seguido a una serie de actos, que culminaran el próximo día 15, con la celebración Eucarística y a continuación la procesión con la imagen del Santo Varón, que este año, ofrecerá la novedad de transcurrir en la mañana del domingo.

Como era de esperar, como Patrón de la Diócesis de Jaén que también es, se contará con la presencia del obispo de Jaén. En el Teatro Principal y sin la repercusión que debiera, escuchamos al médico forense Hernández Gil, cuyo currículo no cabria en este espacio, disertar de la devoción y tradición en torno a San Eufrasio, pero también a la labor incesante y humilde de un grupo de hombres y mujeres que conforman esta hermandad por conseguir que sea conocida su figura y su labor evangelizadora cada día más. La labor social de esta cofradía que irradia de su barrio al resto de la ciudad de Andújar, no sólo la hizo saber sino que lo demostró con una larga lista de personajes que entregaron y siguen entregado su tiempo a esta labor.

Pero Ángel Hernández, que es ante todo un estudioso investigador, aporto nuevos datos y bibliografía sobre el Santo, pero no pudo dejar atrás la vinculación entre San Eufrasio y la Virgen de la Cabeza, de cuya Cofradía Matriz. Fueron Hermanos Mayores sus padres y él cofrade desde la cuna, como tampoco su amor incondicional a esta tierra que lo vio nacer y en las que sus padres han echado raíces. Cristiano convencido y practicante, al igual que médico cuyo código ontológico dejó patente, le llevo a expresar valientemente, cual pregonero cualificado, y era la primera vez, a expresar su postura en contra de la eutanasia, que los asistentes aplaudieron y hubo quien dejo patente su no conformidad con tal afirmación, no sé yo si muy congruente con posturas en otras lides.

Con esa vinculación entre cristianismo y su primer evangelizador en la ciudad San Eufrasio, abrió las puertas de par en par a la festividad religiosa, pero también de divertimento. Y valentía, pero en otro campo, en este caso el económico, es la que hemos conocido esta semana, de la Mano de Antonio y Remedios, un matrimonio que aposto en su día, con una clínica oftalmológica en una casa señorial de la ciudad, respetando su estructura y al día de hoy, se ha lanzado por un hotel de cuatro estrellas, creando unas plazas hoteleras y además en el corazón de la ciudad, que para sí quisieran otras poblaciones, no ya de la provincia de Jaén, sino de Andalucía.

Cuando hemos sabido de la ayuda, en forma de subvención de la Junta de Andalucía, no hemos podido, dado que la cuantía es la misma cantidad, pero diez años después, de aquella otra destinada a la recuperación del llamado Hotel Don Pedro, existente en el centro también de la ciudad y del que esperamos, al menos que su fachada, desmontada y enumerada, piedra a piedra, se conserve en algún lugar municipal y algún día podamos disfrutarla en algún espacio. El espíritu conservador del patrimonio del matrimonio, curiosamente también médicos de profesión, que aunque oriundo él, han echado sus raíces en Andújar les ha llevado a configurar, incluso una pinacoteca que se podrá contemplar en el citado establecimiento y un refugio digno de visitar que podrán disfrutar sus huéspedes.

Los dos acontecimientos, reflejados hoy, sirven para demostrar que no todo está perdido y que la ciudad de Andújar, cuenta entre sus gentes con personajes que la llevan a que un día, no muy lejano, según la directora general de Turismo, pueda ser declarada Ciudad Turística. Cunda el ejemplo.