Blanco o negro

ISABEL RECA ALTOZANO

Aquí todo es O blanco o negro, según la clase política. Pues bien, el gris también existe aunque no sean capaces o no quieran verlo. Los Presupuestos de la Junta de Andalucía que no han sido aprobados por la llámese pinza, acuerdo o lo que sea de dos partidos tan alejados ideológicamente como PSOE y Vox eran grises, pero no por el significado literal del término gris, sino porque no es cierto que no tuviesen contemplado nada para la ciudad de Andújar, ni que fueran la panacea para sacar a esta ciudad, guste o no de la situación económica en la que se encuentra. El que da primero, dicen que da dos veces, y allá que se vino antes de someterlos a votación, el parlamentario y presidente de los populares en Jaén Erik Domínguez a decirnos que éstos eran una fuerte apuesta por la Sanidad, la Educación y la Dependencia, además de fuente de creación de empleo, vamos, de la recuperación económica, que refrendaría el portavoz del grupo en el Ayuntamiento Paco Carmona y que fijaría con cifras el delegado y presidente del PP local Jesús Estrella con las cifras invertidas en proyectos planificados y ejecutados e incluso comprometidos, destacando la ampliación de capacidad de la A-311 o sea, la carretera Andújar Jaén, por Fuerte del Rey. Subrayar lo que la Junta ha hecho en estos años del gobierno de los populares y de lo presupuestado para 2022 era según el delegado, hablar del compromiso del gobierno de Juanma Moreno con Andújar, «que nunca antes había aparecido en unos presupuestos andaluces Hasta aquí lo blanco.

Lo negro vino también de la mano del parlamentarismo del socialismo jiennense Ángeles Ferriz, con el apoyo incondicional del secretario local y alcalde Pedro Luis Rodríguez. Nada ha hecho la Junta hasta ahora en la ciudad, ni nada se contemplaba en unos presupuestos que Ferriz calificó de «teatrillo». Lo del gobierno de la Junta para con Andújar, sólo paseos, anuncios de planes y desmantelamiento del Hospital que pusieron en marcha los socialistas. Ni un solo euro en autovías, menos en convertir la A-311. La amenaza del gobierno que consideran de extrema derecha por las concesiones de los populares a Vox y el beneficio de la Sanidad privada a costa de la pública, fue la base del discurso de la parlamentaria y portavoz socialista en San Telmo, con la afirmación de que ni Andalucía, ni por supuesto Andújar merecen un gobierno en la Comunidad de los populares «más pendientes de unas próximas elecciones que del bienestar de los andaluces».

Pero existe el gris, por mucho que les pese a unos y a otros. Si el hospital fue una obra socialista, fue un logro de la población y hoy se habla de desmantelamiento porque quizás la fórmula elegida para su gestión, no fuese la más adecuada y hoy ya se contempla su paso al SAS; veamos en que queda. Mientras, si que el estado ruinoso del Hospital viejo, está pasando por un proceso de restauración que nunca se contemplo. Como no se contemplo la necesaria ampliación del colegio Capitán Cortes, hoy puesta en marcha. La A-311 va con arreglos y ampliaciones, si bien es verdad que sin esa autovía que ya los populares pedían en nuestro Ayuntamiento cuando gobernaba en Sevilla el PSOE, pero algo sí que se ha hecho. Que no es todo lo pendiente y necesario, por supuesto que sí. Que el PSOE haría otras cosa, probablemente, como en el caso del Centro Logístico, que va y viene y lo único que cambia es la denominación de los terrenos, según quien gobierne, en Andújar o Sevilla; Innovandujar o Recta del Sotillo, porque para el PP, según el delegado Estrella, es problema del PSOE que no actualiza el PGOU y para los socialista, versus Ferriz, es que ni existe el proyecto Linares-Bailen-Andújar. Y mientras tanto, mientras debatimos que si blanco, que si negro, lo único cierto es lo que se ve, porque lo que se contemplaba en los Presupuestos de la Comunidad Autonómica para 2022, al ser rechazados por PSOE y por Vox, eso sí que no lo vamos a ver, porque dicen que lo que no se contempla en los presupuestos, no existe y en estos, dicen que se contemplaban las actuaciones provincializados, con nombres y apellidos, o lo que es los mismos, con el coste y la financiación. Pero, gris.