Juan Carlos Córdoba, durante la bendición de la nueva talla de San Bartolomé. / J. C. G.

San Bartolomé es un icono y referente en su parroquia y en la barriada, antiguo arrabal

Bendecida la nueva imagen San Bartolomé en sus fiestas

La creación es obra del escultor onubense Abraham Ceada Santana y afianzará la devoción al apóstol en la barriada histórica y popular

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

La devoción que se le profesa a San Bartolomé en su popular barriada adquiere otra dimensión, tras la bendición de la nueva imagen en la Eucaristía que se celebró el pasado miércoles por la noche en la parroquia que debe su nombre, y justo el día de la celebración de la festividad de este apóstol mártir, que marcó el inicio del triduo, que se ha programado en su honor.

La nueva imagen del conocido como 'glorioso apóstol' titular de la parroquia de San Bartolomé, es obra del escultor onubense Abraham Ceada Santana. Consiste en un conjunto escultórico que muestra al Apóstol sobre la figuración de un demonio que se encuentra encadenado gracias a la ayuda de un ángel, mientras otro ángel acerca una palma como símbolo del martirio. El escultor ha tenido en cuenta la fuente iconográfica de inspiración para la imaginería que es iconografía el libro de Santiago de la Vorágine.

Influencias italianas

Ceada Santana presenta en su obra una manifiesta influencia italiana. Según los críticos del arte, su obra te envuelve con la suavidad en el trato de los paños, las matizadas encarnaciones, con una gubia en constante inspiración que huye de modelos estereotipados de belleza forzada.

El acto de bendición se produjo en el transcurso de la Misa presidida por el sacerdote iliturgitano, Juan Carlos Córdoba, nombrado párroco de la iglesia de San Andrés, de Villanueva del Arzobispo. Córdoba no pudo esconder su emoción al vivir el día de la bendición de la nueva imagen en la barriada que le vio nacer y en la parroquia donde recibió las aguas bautismales. Juan Carlos se crió en la barriada de San Bartolomé y la vocación por el sacerdocio nació en la parroquia en su etapa de monaguillo, desde donde pasó a ser sacerdote. Se enroló en el Seminario Menor de los Paules. Juan Carlos tiene señalada en su calendario más afectivo las fiestas de la barriada de San Bartolomé donde acompañaba de pequeño al párroco José Luis Carabias. San Bartolomé fue quien le empujó a ser sacerdote, labor que ha desempeñado en varios puntos de la provincia, junto con puestos de relevancia en la Diócesis de Jaén.

La Misa estuvo concelebrada por antiguos sacerdotes de la parroquia y reunió además al futuro párroco, Antonio José Morilllo (tomará posesión el día 4 de septiembre) con el que ha sido sacerdote en los últimos tres años, Idelfonso Rueda, que la semana que viene ya iniciará su nueva etapa en Torredonjimeno. Esta festividad servirá para su despedida oficial, que ya anunció en la Eucaristía del pasado miércoles por la noche.

En el acto de bendición de la nueva imagen, también participaron el alcalde, Pedro Luis Rodríguez, junto con miembros del su equipo de gobierno, los representantes de las cofradías que tienen su sede canónica en la parroquia, miembros de la asociación vecinal, el grupo de catequistas y los niños y niñas que introducirán savia nueva a una devoción a San Bartolomé que ya goza de una renovada imagen que presidirá el altar. Fue numerosa la asistencia de fieles, donde también acudieron el hermano mayor de la Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza, Antonio Barrios, y el presidente de la Agrupación de Cofradías del Arciprestazgo de Andújar, Alfonso Soto.