Bañistas en la Piscina Municipal este verano. / JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ

BALANCE DE VERANO

«Si la piscina municipal ha sido todo un éxito de usuarios, motivos ha habido, las altas temperaturas y el buen estado de las instalaciones. Quizás no se pueda decir exactamente lo mismo de la llamada piscina cubierta»

ISABEL RECA ALTOZANO

Aunque ni la estación del año ha terminado ni las altas temperaturas nos han abandonado, antes de meternos en el mes de las festividades y en el curso político, ha llegado la hora de hacer un balance veraniego.

Si la piscina municipal ha sido todo un éxito de usuarios, motivos ha habido, las altas temperaturas y el buen estado de las instalaciones. Quizás no se pueda decir exactamente lo mismo de la llamada piscina cubierta, donde nos han llegado comentarios de no estar lo bien cuidada que acostumbraba y tal vez en ello ha tenido que ver la situación administrativa en la que se encuentra.

A nivel de comercio, según a quien preguntes, les ha ido mejor o peor, teniendo en cuenta la vuelta del usuario de las poblaciones cercanas de la comarca. Y hasta en el terreno de cultos y actos religiosos no nos han faltado hasta última hora con la bendición y procesión de una nueva imagen del titular de la parroquia de San Bartolomé, que ha venido a enriquecer el patrimonio imaginero de esta iglesia parroquial, de manera notable por el valor y categoría de la nueva talla, en sustitución de una talla de posguerra de poco valor imaginero. Eso si, como protector del barrio dejó sin recorrer el primer tramo de su corredera, no se sabe si por despiste o motivos internos, por lo que está claro que se quedaron sin su bendición.

A partir del próximo fin de semana, comenzará la vorágine de fiestas y ferias, con la celebración de Anducab, el concurso morfológico de caballos de pura raza española, que en su decimoctava edición recupera el auge perdido en los últimos años y no sólo por razones de la pandemia. Volver a superar el centenar de equinos pertenecientes a más de medio centenar de ganaderías es ir recuperando por sus fueros, lo que fue, pero al que no debe olvidar la organización algún que otro factor atrayente, cual fue el espectáculo ecuestre anexo a la celebración. Y llegará después la Feria en honor al Santo Patrón San Eufrasio, en un recinto al que desde que se traslado el evento, siempre vimos que era «mucho arroz para un pollo» y el tiempo nos va dando la razón, este año con una unión de casetas de peñas que lógicamente ahorran gastos. No sabemos porque la feria septembrina no es capaz de atraer la asistencia y participación que debiera, incluso por mejoras que se hagan, como este año más asfaltado y mejora de la iluminación. Todo un acierto la organización de un extenso paseo de caballos al que ahora le cabe una buena respuesta y un lucimiento de esos trajes de flamenca, especialmente en los carruajes y que no se entiende que sean sólo para poco más que un jueves de ofrenda de flores en romería, amén de la subida en carreta al cerro. Fue la Feria de Andújar antaño, una buena exhibición de este tipo de trajes, acompañados del mantón de manila, vestido de cenas en noches de feria de peñas y asociaciones, hoy perdidos en estos lares y no por comodidad, pues en otras ferias se luce; tampoco es excusa las temperaturas, pues váyanse a otras provincias en pleno mes de agosto. De la programación oficial, ya lo dijo el concejal del área cuando la presentó oficialmente «que se había diseñado de acuerdo con los intereses de la ciudadanía», que los conciertos son gratuitos, pero que hace años no vemos figuras de renombre, salvo en alguna ocasión como actuación de Preferia o pórtico de la misma.

En la corrida programada, en una ciudad como la de Andújar, donde la afición es considerable, se echa en falta, en el cartel una figura de renombre. Apostar por toreros con mucha proyección, está muy bien, pero las figuras son las figuras y más cuando vemos que hasta en plazas de nuestra provincia se organizan carteles de enjundia. Ahora falta conocer los precios que deben ser populares y al alcance de los bolsillos de la situación económica actual, para que centenario coso registre, al menos una entrada considerable.

De lo que nada se ha hablado es de la feria de Día, tan «cacareada» otros años, si se ha pensado en algo para potenciarla, parece que a parte del entoldado, se deja al buen hacer de los caseteros y al paseo de caballos y carruajes. En el centro de la ciudad, los baristas tienen la palabra. De la Feria Multisectorial nada podemos apuntar, pues nada sabemos.